Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

las Cartas de Paolo Lüers

Carta al vicepresidente de la República

Estimado Óscar:

Ya ratos que no nos vemos. Fui dos veces al Paseo del Carmen y no te vi, como antes era, cuando era usual. Lástima, esto es la diferencia entre ser alcalde y ser vicepresidente, me imagino…

Pero ayer te vi, aunque sea en la tele. Y tengo que decirte, me impactó lo que dijiste:

"En los últimos días del mes de diciembre vamos a iniciar un proceso de ejecución gradual, sostenida, permanente y creciente. La buena noticia es que los primeros dos meses del Sitramss van a ser gratis."

¡Qué galán! Estilo "de choto" de Will Salgado. Pero tienen razón los irreverentes bichos de CREO, quienes inmediatamente te comentaron en Facebook: "Ustedes ya saben qué significa 'gratis' cuando lo dice el Estado, ¿verdad? ¡Significa que todos pagamos el costo del servicio! (Eso también incluye a los usuarios, así que no hay paseo gratis...)"

Revisemos el calendario: El servicio "de choto" comienza a finales de diciembre 2014. ¿Y qué fecha tenemos exactamente 2 meses después? La fecha electoral del 1 de marzo del 2015. Parece que hasta a vos te pareció un poco sospechoso esto de servicio gratis durante los dos meses antes de la elecciones. Un poco ahuevado agregaste: "En estos momentos no había pensado que el Sitramss podría ser gancho para las próximas elecciones..."

¿A quién quieren tomar el pelo? Vos sabés, Gerson sabe, el Buró Político del FMLN sabe, el Presidente sabe, el señor Bukele Jr. sabe… todos sabemos que el fracasado proyecto del Sitramss es el problema principal del Gobierno y del FMLN para estas elecciones. El famoso "talón de Aquiles": todo blindado, menos un punto vulnerable, el desastre del Sitramss. El hecho que ustedes privatizaron y luego paralizaron, para el uso de unas compañías oscuras que montaron, los dos ejes principales del Gran San Salvador, la Juan Pablo II y el Bulevar del Ejército, les puso en un dilema fatal: O no inauguran esta obra antes de las elecciones, o mejor no lo inauguran. Si lo inauguran, todo el mundo se da cuenta de que el Sitramss no sirve y que el caos vial no era transitorio, durante la construcción, sino será para siempre. Si no lo inauguran, siempre va a haber caos, pero además van a decir: ¡Incapaces! Nunca terminan una obra.

Así que la solución (que tampoco es solución, porque esta cosa no tiene solución): Saquemos los buses, aunque la obra no esté terminada, aunque sólo hayan traído un tercio de los buses articulados que se necesitan - ¡pero hagámoslo de choto hasta las elecciones!

Esto del servicio gratis tiene otra gran ventaja, y esta sí es estratégica para minimizar el daño electoral: No tenemos que decir en público cuánto va a costar el pasaje… Porque la gente se va a encachimbar aun más, una vez se da cuenta que el Sitramss no sólo será ineficiente, sino además caro.

Sólo explicame una cosa, Óscar: ¿Por qué vos, que no tenés culpa en todo este desmadre del Sitramss, te prestás de vocero para este fracaso? ¿Por qué estos engaños no los dice Gerson Martínez o el Presidente?

Saludos, Paolo Lüers