Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

las Cartas de Paolo Lüers

Carta a tercer candidato

Carta a tercer candidato

Carta a tercer candidato

Carta a tercer candidato

Estimado Elías Antonio:

Qué bueno que te hayas tirado al ruedo. Al fin. Tu permanente "sí pero no" o "tal vez no, pero quién sabe..." ha sido un insulto a la inteligencia de la gente. O se es candidato o no. Hoy al fin saliste del clóset y te juegas el pellejo. Si ganas, ganas todo, porque dejarías a la oposición destruida y al FMLN pervertido. Si pierdes, pierdes todo.

Los obstáculos que enfrentas son enormes. Primero, la barrera invisible que te separa de la sociedad. Pocos quieren que los vean con vos, con tu primo, con tus socios. Claro, una vez que seas presidente nuevamente, muchos de los que ahora te tienen en una especie de cuarentena, como a los leprosos, volverían a besarte los pies - porque así es el poder. Pero mientras tanto, en el largo camino a Casa Presidencial, ¿cómo vas a romper la barrera que te separa de la sociedad, de la gente de bien, de la clase media crítica, de los que sí tienen memoria del "sistema Saca"?

Segundo, los gringos y sus largos tentáculos... Ya vinculan a tu primo con el narco "Repollo" (¡Qué nombre, por Dios! ¿Qué diablos pasó con los mafiosos para que se pongan este tipo de nombres?) Estoy seguro de que entendiste el mensaje sutil que te mandaron. Pero, ¿cuál es tu respuesta? Me imagino que siempre dejan una salida. Tal vez es la salida de la carrera presidencial...

Pero el problema principal que tienes son tus socios. Por más que los escondes, ahí están detrás de las bambalinas, y todo el mundo los conoce -y los desprecia. Por más que cuidas para sólo tomarte fotos con los vecinos que te prestan sus casas para ponerles la bandera de Unidad, todos sabemos que no vas a gobernar con estos señores. Pero, ¿con quiénes vas a gobernar? Unos son impresentables, y los otros no quieren asociarse con vos y tus amigos... Pero por más que personalices la campaña al clásico estilo de caudillo, no puedes gobernar solito. Esto es tu problema más serio frente a la sociedad que te está observando cada paso...

Tampoco es fácil predicar la unidad cuando tu única manera de ganar es la destrucción de tu antiguo partido, la siembra de desconfianza, la apuesta al resentimiento, el patrocinio de la división y la traición.

Y luego el peligro que, al no poder llegar a la segunda vuelta, tendrás que cumplir el pacto con el diablo (o entre diablos, mejor dicho) y apoyar al candidato de ALBA-FMLN SA de CV. Si no cumples con el pacto, de repente te conviertes en el tomate aplastado en el sandwich, con los dos grandes poniéndose de acuerdo para joderte. Mal cálculo para alguien que en primer instancia busca protección e impunidad...

No quisiera estar en tus zapatos, Elías Antonio. Es más prudente lo que hacen los mexicanos: mandan a una especie de exilio dorado a sus presidentes. Nunca los enjuician, pero tampoco les dejan meter mano en la política.

Saludos, Paolo Lüers

Nota: Esta es la primera de una serie de cartas a los candidatos.