Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

las Cartas de Paolo Lüers

Carta a Salvador Sánchez Cerén

Estimado señor presidente:

Hay unos sindicalistas en Santa Ana, que están esperando respuesta de su presidente. Son los enfermeros del Hospital Nacional San Juan de Dios. Usted recibió de ellos una carta el 27 de julio, donde le invitan a visitar el hospital para conocer de primera mano los problemas que enfrentan. "Nos abocamos a usted para solicitarle a su distinguida persona que nos visite en nuestro querido hospital nacional, lo esperamos con las puertas abiertas para que conozca nuestras necesidades reales…"

Como su ministra de Salud probablemente no le ha informado, los enfermeros de Santa Ana tienen meses de estar pidiendo la sustitución de la jefa de enfermeros y del director, por incapacidad, por actos arbitrarios contra los trabajadores y su sindicato. También cuestionan el manejo de los recursos, las adquisiciones y la contratación de servicios por parte del director.

Las autoridades de Salud les han prometido sustituir a la jefa de enfermería, pero no han cumplido su compromiso firmado con el sindicato. Por tanto, ahora no les queda otro recurso que pedir hablar con usted: "Le rogamos que ponga atención a nuestra delicada situación, haciendo caso a su discurso y claro mandato que ir a dialogar…"

Esta gente, lejos de ser opositores derechistas, son sindicalistas y servidores públicos que se ponen a su disposición: "Señor presidente, cuente con nosotros para apoyar y emprender día a día luchando para controlar todos los obstáculos y adversidades para cumplir con sus políticas de gobierno… pensando en los miles de pacientes que son atendidos por todos los trabajadores en nuestro querido hospital nacional San Juan de Dios de Santa Ana."

Presidente, le reto a realizar uno de sus próximos programas de radio y televisión "Gobernando con la Gente" en Santa Ana, en el San Juan de Dios, con micrófono abierto para los enfermeros, los médicos, los pacientes, los jefes cuestionados, la ministra de Salud. Se lo pongo como reto, porque sería una acción audaz por parte de usted: puede convertir su programa de los sábados de un show de propaganda en un verdadero encuentro con la ciudadanía. En cambio, si no se atreve a ir a Santa Ana para debatir con los sindicalistas del hospital, de una vez por todas usted pierde el beneficio de la duda que muchos trabajadores le están dando.

Usted podría decir: este problema lo vamos a resolver sin debate público, mejor voy a mandar a mi secretario de diálogo a ver cómo resuelven. Pero no. Hato Hasbún no va a resolver nada. Hato ya intervino, ya hizo promesas, y nada se resolvió. El reto es con usted, que viene de raíces sindicales - y tiene el poder de poner orden en la mala administración que sufren muchos hospitales. Y tiene que ser un debate abierto y sincero, no una de estas visitas relámpago a hospitales que le prepara su equipo de campaña. Y público, porque estarán discutiendo problemas que afectan a todo el sistema de salud.

Los sindicalistas y los pacientes de Santa Ana lo están esperando, señor presidente. Y este escritor de cartas, también. Porque le cuento un secreto: tengo las mismas raíces sindicales que usted. En los movidos años 70, cuando usted organizó maestros en Andes 21, yo incorporé a obreros migrantes al sindicato IG Metall en Berlín.

Así que no quedemos mal con los trabajadores de Santa Ana.

Saludos, Paolo Lüers