Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

las Cartas de Paolo Lüers

Carta a Salvador Sánchez Cerén

Estimado candidato que nos pide nuestro voto:

Siempre suele ser así: Candidato que tiene ventaja, no quiere exponerse a un debate público. Dice: ¿Por qué voy a arriesgarme, si ya voy ganando? Y candidato en desventaja siempre busca el debate con su adversario, para ganar puntos.

La campaña actual no es la excepción. Por esto Norman Quijano lo está retando a usted - y no a un debate, sino a varios, sobre los temas que más preocupan a los salvadoreños: empleo, seguridad, educación. Igual René Portillo Cuadra está retando a Óscar Ortiz.

Usted se quiere zafar del debate. "No me voy a prestar a un chambrerío de viejas", dijo usted, quien siempre está haciendo hasta lo lingüísticamente imposible para quedar bien con las feministas y con Vanda. Vaya, pero dejémosle pasar su desliz machista. Luego usted le explica a las Dignas. Aunque hubiera dicho "chambrerío de viejos" (políticamente correcto, y además más adecuado dada la avanzada edad que tengo el honor de compartir con usted y Norman), siempre hubiera sido una falacia política de grandes dimensiones. Una gran cagada, como decimos, una vez que dejamos al lado "lo correcto". Porque mucho más allá de ofender a las mujeres, usted está insultando a la inteligencia de la ciudadanía entera.

Lo que usted no entiende (simplemente porque los conceptos de tolerancia, debate y pluralismo no forman parte de su visión autoritaria y simplista del mundo), es que el verdadero desafío a debatir no proviene de sus contrincantes, proviene de los ciudadanos. Fue Herman Bruch, un representante bélico de la sociedad civil, no un vocero de ARENA, quien le estaba pidiendo enfrentarse a un debate serio y sincero con Norman. Y a quien contestó con las "viejas"...

En este corto período entre primera y segunda vuelta, los finalistas tienen dos opciones para tratar de construir su mayoría: mediante pactos oscuros con personajes oscuros, o buscando convencer a los ciudadanos mediante sus argumentos y propuestas. Ya vimos a Óscar Ortiz, el día después de la primera vuelta, negociando con Will Salgado - y seguramente ya estaban esperando en la antesala emisarios de ARENA, queriendo susurrarle al oído al alcalde migueleño...

Te puedo asegurar que esto no funciona, ni para el FMLN ni para ARENA. Tony Saca ya dijo en público: "Estos votos no son míos, vengan a convencer a la gente, no a mí." Y tiene razón. La única manera de construir mayoría no es con pactos, mucho menos con liderazgos desprestigiados. La única vía es ir al encuentro de la gente, con argumentos. Y el método más eficiente de ir al encuentro de los ciudadanos, en tan corto plazo, es el debate. ¿Por qué no convocan un town meeting en San Miguel, con las fórmulas que quieren participar, en vez de tratar de comprar el apoyo del alcalde?

Usted va a escuchar esta demanda por donde vaya: Si tiene ideas, expóngalas frente al adversario y al pueblo. Si tiene propuestas, arguméntalas. Si tiene críticas al candidato de ARENA, encárelo. Sus mismos simpatizantes lo están pidiendo: Quieren sentir el orgullo de ver a su candidato defendiendo la causa que comparten.

Bueno, si no tiene argumentos, o si no se siente capaz de sostenerlos en un debate, o si piensa que su causa es indefendible - entonces tiene razón: Mejor siga corriéndose del debate y del escrutinio ciudadano.

De veras lo quiero ver defendiendo su causa, Leonel. Tal vez no me convence, pero por lo menos me permitiría guardarle respeto. Como siempre lo tuve a Schafik.

Paolo Lüers