Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

las Cartas de Paolo Lüers

Carta al presidente del país de las sonrisas

Estimado Salvador Sánchez Cerén:

No puedo creer lo que usted puso ayer en Twitter: "Que contraste: leer hoy en medios de comunicación sobre descontento de población y encontrar sonrisas de esperanza aquí en Tecoluca".

Usted estaba en Tecoluca inaugurando una planta pasteurizadora de leche - y claro que había un montón de gente sonriente. Los activistas de las diferentes secretarías de su presidencia y varios ministerios se habían encargado se esto. Ellos convocaron a la gente. Y adivine a quienes invitaron: personas afines a su partido, a su persona, a su gobierno. No a los frustrados, los descontentos, los críticos.

Y así pasa usted casi todos los días, inaugurando proyectos con gente sonriente, cuidadosamente seleccionada por los encargados de participación ciudadana, por los funcionarios de INJUVE, Ciudad Mujer, por los gobernadores, por los comité locales del partido.

El fin de semana vi en la televisión su encuentro con jóvenes en la residencia presidencial. Lo vi a usted emocionado de estar "con el pueblo". ¿Pero usted se ha preguntado cómo pensarían los miles de bichos que nunca pasan por el filtro que aplican para seleccionar a los invitados? Seguramente son menos sonrientes los bichos en Soyapango, Lourdes y los cantones de Zacatecoluca, que viven diariamente la violencia, un día a manos de las pandillas y el siguiente a manos de la policía…

Por más que sus equipos de "participación ciudadana" armen eventos con ciudadanos sonrientes, los problemas del país no desaparecen. Lo que los ciudadanos han expresado en la encuesta de la Prensa Gráfica es reflejo de la realidad. Y las sonrisas que usted se encuentra todos los días en los eventos que le arman, solo son una realidad selectiva, a veces orquestada o incluso mentirosa.

Si usted como gobernante se deja impresionar de las risas de los públicos que han sido selectos para la cámaras de televisión, de manera que pone en duda la realidad que se refleja en las encuestas, usted (y el país) va muy mal.

Esto es lo que su tuit de ayer expresa: A mí la gente en Tecoluca me sonríe, están contentos, porque yo les regalé una bonita planta pasteurizada, por tanto no tengo que hacer caso a las encuestas que me quieren decir que 60 % de la gente se siente insatisfecha con mi gobierno; que la mayoría no confía en mis políticas de seguridad.

Le están armando un mundo al revés, donde la realidad parece mentira y usted se comienza a creer su propia propaganda. Le ponen gente sonriente y el mundo está en orden. Le mandan una encuesta alarmante - y para usted es propaganda contra su gobierno.

Casi todos los gobernantes tienen esta tentación de vivir en una burbuja y ya no hacer caso a las señales que manda el mundo real. Pero algunos gobernantes tienen asesores y amigos que los obligan a ver la realidad, a no dejarse impresionar de los propios eventos de propaganda. En el caso de usted no veo estos asesores sensatos, más bien veo a todos sus secretarios y ministros creando esta realidad de burbuja, de sonrisas, de participación ciudadana puesta en escena. Los sábados, cuando a usted lo sientan en el escenarios del programa "Gobernando con la Gente", todos podemos observar en vivo esta burbuja en la que usted vive, sonríe, saluda a gente sonriente, y pronuncia discursos positivos…

Pero, presidente, aunque usted ya no lo percibe, la realidad del país es otra.

Paolo Lüers