Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

las Cartas de Paolo Lüers

Carta al presidente de la CEL sobre los hoyos negros

Estimado arquitecto David López:

Tengo entendido que el presidente Sánchez Cerén y el partido FMLN decidieron asumir directamente el control del área energética, desarmando las redes de influencia que ahí habían establecido diferentes fracciones de los amigos de Mauricio Funes y que estaban disputándose el control: la gente de Salume, la gente de Mecafé, la gente de Herbert Saca. Durante todo el primer gobierno del FMLN, la CEL y sus dependencias habían sido un feudo donde el partido no tuvo ningún control y ninguna incidencia sobre los negocios, las licitaciones y los flujos de fondos.

Entonces, al salir Funes y entrar Sánchez Cerén, el partido hizo un movimiento lógico: nombraron presidente de la CEL a alguien de suma confianza: a usted, el cuñado del secretario general del partido, Medardo González. Con una misión delicada: limpiar este pantano, desplazar a los pícaros, romper las redes de Funes y sus amigos. No le envidio este trabajo, arquitecto. Por nada.

Esta limpieza se puede hacer de diferentes formas: transparente o no transparente, creando justicia o creando impunidad. Hasta la fecha no se ve muy claro en cuál de las dos direcciones usted está encaminando la cosa.

Si de transparencia y justicia se trata, usted debe aclarar un sinfín de hoyos negros en las administraciones anteriores: el destino de las multimillonarias ganancias de LaGeo, que año con año acumula Inversiones Energéticas, INE (una sociedad de capital variables 100 % propiedad de CEL); el manejo de los seguros de la CEL en la administración de Salume; los contratos de suministro de combustible búnker con el hijo de Salume; las licitaciones de los proyectos El Chaparral y Ampliación de la 5 de Noviembre; los sobresueldos a funcionarios de CEL e INE; los gastos millonarios del equipo legal que ha representado (sin ningún éxito) a la CEL en el litigio contra ENEL, el socio en LaGeo. De paso le pregunto: ¿Y Julio Valdivieso, quien más ganó de esta piñata, todavía trabaja para usted?

Hasta ahora los ciudadanos no hemos sido informados sobre los resultados de sus investigaciones, arquitecto López. Que yo sepa, no fue por iniciativa de usted que la Fiscalía General abriera una investigación formal sobre el proyecto El Chaparral, donde en un enorme hoyo han desaparecido 108 millones de dólares. Bueno, la Fiscalía más bien está investigando en las bolsas de quién terminó la porción de estos 108 millones que no se desvaneció en el hoyo de El Chaparral.

Tampoco hemos escuchado nada sobre las supuestas negociaciones que la CEL, por encargo del Presidente de la República, está llevando a cabo con la compañía italiana ENEL para lograr un acuerdo extrajudicial antes de que el país pierda la siguiente ronda de la litigación internacional, esta vez ante una corte del Banco Mundial en Washington.

Así que todos los hoyos negros de la CEL y de la INE siguen siendo negros, sin transparencia. Solo en el caso El Chaparral hay una pequeña luz de justicia al final del túnel, pero ésta no la encendió usted sino la Fiscalía.

De manera que más bien hay que comenzar a dudar si la misión de usted realmente es desmontar las redes de corrupción - o si simplemente va a cambiar de manos…

Por el bien del país, esperemos que esto no sea el caso, y que usted, cualquier día de estos, salga presentando al público el resultado de sus investigaciones, y con los cambios que garantizan que tengamos una política energética eficiente, transparente y sostenible.

Suerte en esta tarea le desea Paolo Lüers