Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Carta al ministro de Gobernación: ¿Interviene en asociaciones independientes?

Estimado señor Arístides Valencia:

El 30 de mayo de este año, la Asociación Cafetalera de El Salvador celebró su Asamblea General Ordinaria, en la cual a eligió su Junta Directiva para el período mayo 2015 – mayo 2017. Se presentaron dos planillas, una encabezada por el ingeniero Sergio Edmundo Ticas Reyes, la otra por el licenciado Omar Flores, hermano del viceministro de Agricultura, Hugo Flores. Resultó electa, con mayoría simple, la primera. Terminó la Asamblea en plena armonía, con el licenciado Omar Flores juramentando la nueva Junta Directiva.

A las 11 horas del día 2 de junio, el ingeniero Ticas se presentó en el Ministerio de Gobernación para solicitar en el Registro de Asociaciones la inscripción de la Junta Directiva. Entregó toda la documentación: la carta de solicitud; la certificación de la elección, firmada por los tres miembros de la Comisión de Revisión de Credenciales electa por los delegados presentes en la Asamblea; copias de las credenciales de cada uno de los delegados que participaron en la elección; y el recibo del derecho de inscripción cancelado. Irónicamente el Ing. Ticas no se presentó a primero hora, porque asistió a una invitación a Casa Presidencial.

En el Registro de Asociaciones informaron al Ing. Ticas que en horas de la mañana del mismo día 1 de junio, mientras él (¡qué ironía!) respondió a una invitación a Casa Presidencial, recibieron otra solicitud de inscripción de la Junta Directiva de la Asociación Cafetalera, para el mismo período de mayo 2015-mayo 2017. En esta solicitud se inscribieron como miembros electos de la Junta Directiva personas que ni siquiera habían participado en la Asamblea General celebrada el 30 de mayo.

Con fecha 3 de junio, el ingeniero Ticas presentó a la Lic. Ana Delmy Mendoza Campos, jefa del Registro de Asociaciones del Ministerio de Gobernación, un escrito objetando "la inscripción de cualquier otra planilla que no sea la electa en la Asamblea General. Además el presidente de los cafetaleros solicitó que le entreguen una certificación de la solicitud de inscripción fraudulenta y sus documentos anexos, con el fin de poder tomar las medidas legales pertinentes.

Hasta ahí ya es una historia bastante preocupante, sobre todo porque su ministerio no ha contestado ningún de los escritos presentados. Sin embargo, hubo otra sorpresa más: Unos día después, consultando la página web del Registro de Asociaciones, aparece en la base de datos que no son dos, sino tres las Juntas Directivas de la Asociación Cafetalera que han solicitado inscribirse para el mismo período. Curiosamente, la tercera la encabeza el Lic. Omar Flores, el mismo que en la Asamblea del 30 de mayo perdió la elección, reconoció su derrota y juramentó a la planilla ganadora. Acuérdese, estamos hablando del hermano de un compañero suyo en el gabinete de gobierno.

Inmediatamente, el ingeniero Ticas presentó otro escrito al Registro, con fecha del 18 de junio, reiterando su objeción a la inscripción de cualquier planilla que no sea la legítimamente elegida. Nuevamente solicitó que se le entreguen certificaciones de las dos solicitudes fraudulentas. Su ministerio, hasta la fecha, no ha contestado nada. Ni ha inscrito la Junta Directiva.

Esto significa que una importante gremial como la Asociación Cafetalera de El Salvador tiene ahora, ante el silencio y la inacción del Ministerio de Gobernación, más de 40 día de estar acéfala. Con la consecuencia que no puede efectuar urgentes inversiones y trabajos de mantenimientos en la finca de su propiedad.

Le pregunto: ¿Qué juego está jugando su ministerio? Sus burócratas disponen de toda la documentación necesaria para cumplir con su deber de inscribir la nueva Junta.

¿Esto tiene algo que ver con posiciones críticas que la Asociación Cafetalera ha expresado sobre las políticas de café del Ministerio de Agricultura? ¿Es represalia contra dirigentes gremiales que insisten en la independencia de sus asociaciones?

Espero que usted, como ministro, de una respuesta pronta y justa. No a mí, a los cafetaleros agremiados. Saludos, Paolo Lüers