Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Carta a la ministra de Salud: Erradiquemos las 7 pestes

Estimada doctora Violeta Menjívar:

Tenemos años de pelear con el Dengue. Como nunca logramos vencer al causante de la epidemia, terminamos aprendiendo a vivir con la enfermedad. Nos cayeron las 4 cepas del Dengue. Las aguantamos. Luego el Chikungunya, igual lo aguantamos. Ni modo.

Y ahora nos cayó el Zika. Todas estas pestes tienen un solo culpable: el maldito zancudo llamado Aedes Aegypti. Por esto las llamo las plagas de Egipcio, que eran 10; ya tenemos 6, pero así como vamos, nos van a caer rápido las otras 4…

Y al Zika no nos podremos enfrentar a la guanaca: sobreviviéndolo, aprendiendo a vivir con el desastre, porque tiene esta horrible complicación: A infectarse una mujer embarazada, su bebé puede nacer con una malformación genética llamada microcefalia, que causa que el cráneo y por tanto el cerebro del recién nacido no se desarrollan normal. El Zika ya causó miles de casos de microcefalia en América Latina. Con esta peste no se puede convivir…

Hay que erradicar al maldito zancudo Aedes Aegypti. Y en esto, doctora, ustedes están fallando. Las fumigaciones con insecticida, aunque fueran sistemáticas y permanentes (lo que lamentablemente no son, y por esto se ha propagado tan rápido el Zika), podrían servir para reducir los zancudos, si el gobierno se pone las pilas - pero nunca los erradicaremos de esta manera.

Los británicos ofrecen un método nuevo, que sí es para erradicar: Están criando zancudos genéticamente alterados, y cuando sueltan millones de estos, toda esta raza de zancudos deja de reproducirse - y desaparece.

Dicen los ingleses que El Salvador, por su tamaño y su característica geográfica, sería un territorio genial para comprobar, en la práctica, la eficiencia de este método innovador. Estoy seguro que los ingleses nos ofrecerían un precio muy cómodo… 

Porque realizar este experimento en El Salvador les serviría a ellos como el ensayo necesario, en un territorio manejable, para luego poder vender esta tecnología a países grandes como Brasil, México, Colombia… Igual serviría al ministerio de Salud, porque entonces ustedes podrían mostrar algo más útil que este ridículo llamado a las mujeres de no embarazarse. Y obviamente servirá a la población salvadoreña, porque se erradicaría el causante de todas estas malditas pestes: las 4 cepas de Dengue, el Chikungunya y el Zika. 

¿Por qué no se hace? ¿Por qué usted no agarra el teléfono y habla a Inglaterra, o por lo menos a la embajada británica en San Salvador, que ofreció sus buenos oficios para negociar un acuerdo con la empresa que está ansiosa a hacer el ensayo en El Salvador? Me imagino que tienen miedo a lo nuevo, y que la palabra ‘transgénica’ les suena políticamente incorrecta… Piensan en Monsanto y sus granos transgénicos. Pero en este caso, el daño que haría la tecnología genética sería solamente a los malditos zancudos, no a los humanos. Estoy seguro que una fumigación permanente con insecticidas, como sería necesaria para combatir las pestes, sí tiene efectos secundarios que pueden afectar la salud nuestra.

Y en serio, doctora; No puede ser política del Estado decirle a las mujeres que dejen de embarazarse. 

Vaya, doctora, aquí le mando el teléfono en la ciudad de Abingdon en Inglaterra, cerca de Oxford: +44 1235 832393. La compañía se llama Oxitec y la información la encuentra en www.oxitec.com.

En caso que no hable inglés, doctora, estoy seguro que tienen ejecutivos que hablan español, porque como le dije: están muy interesados en el mercado latinoamericano que es escenario de esta nueva epidemia llamada Zika.

Saludos, Paolo Lüers