Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

las Cartas de Paolo Lüers

Carta a los magistrados electorales: Devuelvan la pelota a la cancha de la Asamblea

Estimados magistrados del TSE:

La Asamblea les tiró la pelota a ustedes. O más bien la papa caliente, sobre la cual no supieron ponerse de acuerdo: la legislación de cómo aplicar el voto cruzado. Para los diputados del FMLN y GANA, la salida fácil: que decidan los magistrados del Tribunal Electoral, y si no se ponen de acuerdo, que decidan con mayoría simple.

Les doy un consejo: Agarren la pelota, pero no la jugada. Hagan su propio juego, el que les corresponde: ustedes son la autoridad técnica competente en materia electoral. Jueguen este papel: elaboren el esquema de cómo contar los votos cruzados, de manera apegada al principio de que cada voto vale lo mismo. Jueguen de acuerdo a las reglas constitucionales, y devuelvan la pelota (la papa caliente) a los diputados: Aquí está el proyecto de ley, señores diputados, bien fundamentado, bien aplicable - ¡ahora hagan su trabajo y legislen!

Si arman un paquete técnicamente perfecto, que dé plena seguridad y certidumbre a los votantes, a los partidos y a los candidatos independientes, ¿con qué cara los diputados se van a atrever a no aprobar, como Dios y la Constitución mandan, un proyecto elaborado por el organismo competente, que es el Tribunal Supremo Electoral?

Pero cuidadito: no acepten la jugada chuca de los 44 diputados de tirarle la papa caliente al TSE. Es una trampa: quieren que sean ustedes los que se quemen las manos con un reglamento perverso. En este caso serán ustedes, y no los diputados, los acusados ante la opinión pública - y ante la Sala de lo Constitucional, que tiene la obligación de vigilar que votemos con reglas claras y apegadas a su sentencia. Jueguen bien, elaboren una legislación limpia, y exijan a la Asamblea que haga lo que a ella (y solo a ella) corresponde: aprobarla y darle fuerza de ley.

Si aceptan el reto y desarrollan bien la normativa del voto cruzado, de una sola vez el Tribunal Supremo Electoral se erige como la instancia creíble, legítima, imparcial y competente que necesitamos para que el proceso electoral goce de credibilidad - y sus resultados de legitimidad indiscutible.

Ustedes disponen del aparato técnico que la Asamblea lamentablemente no tiene, porque los partidos nunca lo han querido construir: un equipo técnico con experiencia, experticia y autoridad técnica, que trata los problemas como lo que son: técnicos, en última instancia matemáticos - sin llevarlos al terreno liso de lo ideológico. Toda esta discusión absurda sobre si hay que votar por bandera o por personas, sobre colectivismo o individualismo, sobre el partido encima de los ciudadanos - todo esto es discurso ideológico, y para algunos casi una lucha religiosa. Ustedes son la instancia adecuada que puede y debe bajar esta discusión al terreno práctico y técnico. La Sala, en sus sentencias, ya decidió que vamos a votar por cara y además por caras de diferentes listas y partidos. A ustedes sólo les toca el cómo.

Pero cuidado: Ustedes no son legisladores. La pelota tiene que regresar al campo de la Asamblea - solo ella puede meter el gol y aprobar la ley. Ustedes son los árbitros, no los jugadores. El equipo de FMLN/GANA, en su desesperación, tiró la pelota fuera del campo. Agárrenla, revísenla bien, límpienla - y regrésenla a los diputados.

Saludos, Paolo Lüers