Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Carta a los indignados de todos los colores

Hoy habrá una manifestación contra la corrupción y la impunidad, y otra en contra de los que piden alto a la corrupción y la impunidad. Una en las Fuentes de Beethoven, la otra en el Salvador del Mundo.

Unos se declaran indignados porque en nuestro país no se investiga bien la corrupción, sino que está reinando la impunidad.

Los otros se indignan porque sienten que la primera movilización tiene por objetivo desestabilizar al gobierno del FMLN - y sostienen que la verdadera corrupción hay que buscarla en los “20 años de ARENA”.

La buena noticia es que ambos están contra la corrupción y la impunidad. 

La mala noticia es que puede armarse un ‘bonche’ peligroso en el Paseo General Escalón que conecta las dos plazas. 

Hay dos opciones. La mejor sería que en cada campo se aíslen las cabezas calientes que buscan desviar sus respectivas protestas hacia estériles ataques ideológicos - y que tomen conciencia que en el fondo todos exigen lo mismo: alto a la corrupción. Si fuera así, lo más lógico sería unirse en una sola marcha. Unos marchando del Redondel Beethoven, otros desde la Plaza del Salvador del Mundo - encontrándose todos en frente de Galerías. Vale soñar, ¿o no?

La otra opción, la más probable, es que la PNC se tendrá que encargar de cerrar el Paseo Escalón, para evitar que las dos protestas se vean la cara. Esto sería nuevamente una oportunidad no aprovechada para el país.

¿Cuáles son las diferencias entre ambas convocatorias? Los contra-manifestantes piensan que los otros quieren tapar la corrupción de los gobiernos anteriores al 2009. Y los de la Beethoven piensan al revés: que los otros quieren tapar la corrupción bajo los gobiernos del FMLN. Tiene una fácil solución: Pónganse de acuerdo que hay que perseguir la corrupción pareja, sin distinción de colores partidarios.

¿Cuál es la otra diferencia? Unos exigen una Comisión Internacional que investigue, los otros dicen que son nuestras instituciones nacionales que deben investigar. También tiene fácil solución: Pónganse de acuerdo que necesitamos un  fiscal general que reforme la fiscalía  con el fin que tenga voluntad, la capacidad y la independencia necesarias para erradicar la impunidad. De todos modos, la derecha critica al actual fiscal porque no investiga bien los casos de corrupción del 2009 en adelante - y la izquierda critica al mismo fiscal por no haber perseguido bien la corrupción del período antes del 2009. Unos hablan de Paco Flores, otros hablan de Funes, y todos hablan de Tony Saca (vean: ya hay un punto de coincidencia…)

Así que en el fondo no hay razón de no juntarse en un solo movimiento contra la corrupción. Y si de esto no somos capaces, por lo menos tengamos claros que no hay absolutamente ninguna razón de enfrentarse. Marchen juntos o marchen por separados, pero que sea pacífico.

Nos vemos hoy en la tarde. A lo mejor en frente de Galerías. Saludos, Paolo Lüers