Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

las Cartas de Paolo Lüers

Carta a los ciudadanos

Estimado ciudadano-lector-votante:

Cuando usted lee estas líneas, supuestamente ya impera el "silencio electoral": Por ley, toda la publicidad electoral tiene que callarse a partir de la medianoche del día miércoles.

Cuando la ley dice "toda", significa que durante los últimos tres días antes de las elecciones es ilegal cualquier propaganda que intenta influenciar el voto. Y a quien viola esta regla, usted lo debería sancionar con su voto. No importa si es un candidato, un partido, un ministro, una ONG o el presidente de la República que está jugando fuera de la ley.

Mauricio Funes ya dijo no va a acatar a esta ley, y que va a seguir haciendo propaganda, pautando sus anuncios y lanzando su programa de radio. "A mi nadie me va a callar", dijo. Alguien tiene que decirle al señor que cuando la ley manda a callar la propaganda, lo manda a callar también al presidente. Y este "alguien" es usted, el votante...

Si Funes piensa que como jefe del Estado está encima de la ley, y si el Tribunal Supremo Electoral no le obliga a respetar la ley, nosotros los ciudadanos debemos usar nuestro voto para castigarlo.

Si Funes está violando la ley de lo Constitucional para convencer a ustedes que nadie vote por la oposición, esto es la mejor razón para votar por la oposición.

Acuérdense que el domingo 2 de febrero, Funes tuvo la desfachatez de pautar sus anuncios proselitistas el mismo día de las elecciones. Mientras nosotros nos alistamos a votar, el presidente de la República nos estaba diciendo por quién votar, y por quién no. Y cuando el Tribunal Electoral, bajo la presión de los observadores internacionales, intervino a las 3 de la tarde prohibiendo esta propaganda presidencial, todavía el mandatario armó un berrinche a los canales de televisión exigiéndoles que siguieran pautando sus anuncios.

El día siguiente el presidente del TSE anunció en conferencia de prensa que para la segunda ronda electoral toda la propaganda gubernamental tenía que cesar a partir del día 9 de febrero. O sea, un mes antes de la fecha de votación. Porque así lo manda la ley: El gobierno, un mes antes de las elecciones, tiene que dejar de publicar cualquier tipo de propaganda. Ya no puede anunciar sus logros, sus obras, sus maravillas...

O sea, los mismos magistrados del Tribunal reconocieron que durante todo el mes de enero, previo a la fecha electoral del 2 de febrero, no aplicaron la ley - y dejaron que el gobierno y el presidente la violaran todos los días. Cosa seria...

¿Y qué pasó a partir del 9 de febrero? Todos los días los canales de TV fueron inundados de anuncios del "Gobierno del Presidente Funes" pidiendo el voto para que los "buenos cambios" continuaran 5 años más. El mismo delito, repetido mil veces. Y nadie aplicó la ley...

Y ahora el presidente ni siquiera quiere acatar el silencio electoral de los últimos 3 días. O sea, cuando ni siquiera los partidos y sus candidatos pueden seguir pidiendo el voto, él como presidente lo quiere seguir haciendo. Lo mínimo que debemos hacer nosotros, los votantes, es no hacerle caso, y votar en contra de su recomendación.

¡Nos vemos el domingo 9 de marzo!

Paolo Lüers