Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

las Cartas de Paolo LÜers

Carta a Hugo Barrera

Estimado don Hugo:

Fue más bien un telegrama escueto el que le mandé el otro día diciendo que se tardó mucho, tal vez demasiado, en hablar la verdad sobre lo que pasó en el gobierno de Elías Antonio Saca.

Creo que es necesario ampliar y profundizar. No puede ser que esto de los 40 millones del MOP sea todo lo que usted sabe. Ni tampoco que usted sea el único que tenga información relevante. ¿Qué pasa con quienes renunciaron al gabinete de Saca porque no querían ser parte de esta forma de gobernar? Se fueron, se callaron, y hasta la fecha mantienen el silencio. Otros se quedaron en el gobierno hasta el final del quinquenio, pero luego acuerparon la decisión del nuevo COENA, dirigido por Freddy Cristiani, a expulsar a los que habían corrompido al partido y al gobierno.

Le pregunto, don Hugo (y a todos los demás que compartieron el gobierno con Elías Antonio Saca): ¿Y los fondos de la CEL? ¿Y la privatización de la GEO, formando una sociedad anónima llamada INE SA de CV, que maneja las ganancias de la geotérmica sin rendición de cuentas a nadie más allá de la junta directiva de CEL? ¿Y las famosas transferencias de todos los ministerios a Casa Presidencial? Por lo menos los ministros de Hacienda deben saber qué pasó con estos fondos. Uno de ellos entró luego al gabinete de Funes, el presidente que siempre habla de la lucha contra la corrupción, pero nunca habló de lo que pasó en el gobierno de Saca...

Regresemos con usted, don Hugo. De todos modos ya tiene encima dos denuncias por calumnia, por un total de 6 millones. Me imagino que dentro de esta tarifa cabrá mucha más información, de más casos, de otros millones...

La ciudadanía espera que, una vez que alguien (por estrategia o por mal cálculo) abrió la Caja de Pandora, salga toda la ropa sucia. Y si alguno de ustedes siente que hablando se metería en problemas legales, porque estaría reconociendo complicidad o encubrimiento de actos de corrupción, repito lo mismo que dije a Jorge Nieto: pongan todo sobre la mesa, conviértanse en testigos en el proceso necesario para limpiar la política salvadoreña.

Y otra cosa: expliquen, con toda transparencia, porqué y cómo expulsaron al expresidente Saca. Yo sé que es un capítulo doloroso de la historia de su partido, pero será la única forma de recuperar la credibilidad - no solo la de su partido, sino la de la política en general. Sin una profunda autocrítica, no habrá un futuro libre de los pecados del pasado. Y que nadie trate de insultar la inteligencia de los ciudadanos: los pecados no han sido exclusivos de un hombre. Son pecados de una institución, de una cultura política, que ha permitido que una cúpula inescrupulosa cometa abusos.

Pero todo esto, don Hugo, usted lo sabe mejor que yo. Solo hace falta la audacia de decirlo. Y usted tiene fama de audaz.

Saludos de Paolo Lüers