Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

las Cartas de Paolo Lüers

Carta al Fiscal General de la República

Estimado Luis Martínez:

A los golpes, sobre todo los mediáticos, hay que responder inmediatamente. Por esto, pese al peligro de poder equivocarme, porque no puedo hacer un estudio exhaustivo del caso consultando expertos y letrados, decido reaccionar hoy mismo a lo que entiendo como otro golpe más a la institucionalidad democrática. Un golpe bajo...

Estoy hablando de la manera cómo usted presentó hoy a los medios, a la Nación y a la corte (en esta secuencia y prioridad) los resultados de la comisión especial de la fiscalía que investigó lo que ya tiene un nombre: el caso ENEL. Y ahí empieza el problema: la investigación debería haberse hecho no sobre el "caso ENEL", sino sobre el caso CEL, que incluye todo: la creación de la compañía de energía geotérmica (primero Gesal, luego LaGeo), el convenio con ENEL como socio estratégico de la CEL LaGeo, todo esto bajo el gobierno de Paco Flores. Y luego lo que sigue bajo los gobiernos de Saca y Funes: el traspaso no autorizado de las acciones de la CEL en LaGeo a una sociedad anónima INE, que no es auditada por nadie; la decisión de no cumplir el contrato con Enel; el resultante litigio internacional que CEL pierde aparatosamente en dos instancias; los millones que CEL pagó a sus abogados perdedores; la política de sobreprecios de la energía eléctrica promovida por CEL contra la voluntad de ENEL y contra los intereses de los usuarios; los amaños multimillonarios en los proyectos hidroeléctricos Chaparral y la ampliación de la 5 de Noviembre...

De todo esto resulta ahora que la Fiscalía General solamente investiga y persigue "el caso ENEL" —o sea solo lo que compromete a exfuncionarios de la presidencia de Flores y de la CEL de Billy Sol. Usted tomó la decisión de dejar afuera de la investigación todos los demás casos ya conocidos, los cuales tienen que ver con la CEL bajo las presidencias de Saca y Funes.

Y así usted entregó a los medios y a la corte un paquete que ambos van a masticar durante los meses que faltan para las elecciones, incluyendo la segunda ronda. Todos los días se van a generar informaciones, declaraciones, documentos alrededor de la posible culpabilidad de exfuncionarios del gobierno y de la CEL bajo la presidencia de Flores.

Esto no se vale, señor fiscal. Mucho menos para alguien como usted, quien asume la fiscalía con la enorme expectativa de, al fin, convertirla en un ente profesional e independiente de amarres del gobierno y de partidos.

Está perfectamente bien que usted investigue la corrupción. Está bien que haya comenzado con la Diego de Holguín. Pero ¿por qué excluyó de la investigación al ministro Gutiérrez y a su jefe Saca? ¿Por qué limitó la investigación a funcionarios de la administración Saca que no lo han acompañado en la creación de Gana y de Unidad?

Está bien que usted investigue la CEL —pero toda: la de Flores-Billy Sol, la de Saca-Salume, y la de Funes-Salume-Samour. Investigue todo, señor fiscal, entregue los resultados a la corte, comprometa a quien comprometa, y que los partidos políticos vea cómo defender á su gente o se desmarcará de ellos.

Así como usted está actuando, tanto en el caso de la autopista Diego Holguín como en el caso CEL, la fiscalía parece tuerta. No podemos permitir que los avances que hemos logrado contra la politización de la justicia y la judicialización de la política se echen al traste porque alguien necesita que la fiscalía intervenga en el proceso electoral manejando con parcialidad el caso CEL.

Paolo Lüers