Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

las Cartas de Paolo Lüers

Carta al compañero de formula de Saca

Estimado Pancho Laínez:

¿Y qué hubiera pasado si el año pasado ARENA te hubiera hecho caso y te hubiera nombrado candidato presidencial? ¿Estarías ahora corriendo contra Elías Antonio Saca? ¿Estarías hoy, como candidato presidencial de ARENA, haciendo lo posible de perder contra Saca -o estarías haciendo lo posible para derrotar a este hombre a quien el sábado pasado juraste lealtad?

Cualquiera se hace estas preguntas al verte como compañero de fórmula de Saca. Resulta sospechoso que alguien el año pasado hizo campaña para conseguir la candidatura presidencial de su partido, y cuando no lo logra, se da vuelta 180 grados y corre en contra de su partido. ¿Es legítimo esto? Bueno, cada uno tiene libertad de cambiar sus opciones políticas. Y esto, obviamente, incluye el derecho al suicidio político.

¿Te recuerdas? Cuando todavía estabas en campaña interna en ARENA, corriendo como precandidato, Paco Flores te dijo: No puedes ser nuestro candidato, porque no tienes el compromiso de derrotar a Saca. Luego contó Walter Araujo en público que estas palabras de Paco Flores te impactaron tanto que luego renunciaste al partido. Viéndolo desde la perspectiva de hoy, las palabras de Flores y la decisión de ARENA fueron muy sabias. Ellos necesitaban un candidato dispuesto a enfrentar y derrotar a Saca.

Nunca vamos a saber con qué intenciones trataste de convertirte en candidato de ARENA, ni desde qué momento estás con Saca.

Para cerrar voy a citar de la última carta que te mandé en mayo de este año, cuando anunciaste tu apoyo a Saca:

"Dos veces peleaste en ARENA contra la maldita tradición de poner a dedo sus candidatos. Y terminas a la par del hombre que no sólo hizo lo mismo, dejándote a vos colgado de la brocha y poniendo de dedo a Rodrigo Ávila, sino que luego llevó al extremo esta práctica: Ahora Saca es el caudillo que se autoproclama candidato y de dedo pone movimiento, alianzas, programa, candidato a vice y equipo de gobierno.

¿Te suena el término del 'Síndrome de Estocolmo'?"

Veamos en Wikipedia: "El síndrome de Estocolmo es una reacción psicológica en la cual la víctima de un secuestro, o una persona retenida contra su voluntad, desarrolla una relación de complicidad, y de un fuerte vínculo afectivo con quien la ha secuestrado".

Saludos, Paolo Lüers