Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

las Cartas de Paolo Lüers

Carta al candidato Sánchez Cerén

Estimado Salvador:

En repetidas veces rechacé, en público, cuando tus adversarios te querían descalificar por tu participación en la guerrilla. Como si en este país fuera pecado haber sido guerrillero. Como si los que fuimos guerrilleros no tuviéramos derecho de optar por cargos públicos. Como si no hubiéramos suscrito los Acuerdos de Paz para asegurar que todos, sin exclusión política o ideológica ninguna, seamos parte de la reconstrucción del país y de la vida democrática...

Por esto, cuando salió la señora Maritza Herrera Rebollo con sus anuncios, cuestionando tu derecho de postularte para la Presidencia, yo escribí en mi carta del 31 de octubre 2013: "Me indigna que ARENA, que igual que el FMLN tiene su origen en la época de la violencia política y la guerra, utiliza la trágica historia de su familia como argumento electoral."

¿Por qué? Por esto: "La incorporación de la izquierda alzada en armas era igual objetivo central de los Acuerdos de Paz que el desmontaje de los escuadrones de la muerte y de los cuerpos de seguridad represivos."

Yo no votaré por ti, Salvador. Pero no es por tu pasado. Es por el futuro que nos prometes. Incluso, tu pecado principal (las masacres de San Vicente, cometidos contra nuestros propios compañeros, cometidas bajo tu liderazgo o negligencia) para mi no es razón de no poder darte mi voto - si estuviera viendo que has aprendido de la historia y los errores de la izquierda. Lamentablemente veo lo contrario.

Cuando digo: no votaré por ti, no por tu pasado, sino por el futuro que nos prometes, me refiero al menosprecio que ustedes siguen teniendo para lo que la izquierda marxista siempre ha llamado, casi con asco, la "democracia burguesa", con sus reglas como el respeto a las minorías, la alternancia en el poder y la independencia de las instituciones creadas para controlar al poder (Corte Suprema, Sala de lo Constitucional, Fiscalía, Corte de Cuentas, Tribunal Electoral, etc.)

Si tú y tus camaradas en la dirección del FMLN hubieran superado este menosprecio a la democracia liberal y sus reglas, no podrían mantener como referentes las revoluciones de Cuba, Venezuela y Nicaragua. Si tuviéramos aun dudas sobre tu vocación democrática o autoritaria, se nos quitan ahora cuando en Venezuela salen estudiantes a la calle - y la "revolución bolivariana" les da palo y plomo. Y tú defiendes esta barbaridad. No te causa asco el hecho que tu amigo Maduro está reprimiendo a los estudiantes.

Yo podría votar por personas que en el pasado han cometido errores, incluso violaciones a los derechos humanos, porque todos hemos actuado dentro del esquema de una guerra civil: o me matas o te mato. Estas deudas mutuas las saldamos con los Acuerdos de Paz - y con nuestro compromiso de construir un país donde nunca más el Estado reprime a sus ciudadanos.

El problema es que nunca cambiaste. En el fondo sigues convencido que la izquierda debe construir un estado revolucionario, como en Venezuela, donde ya no caben la huelga, la protesta, las manifestaciones de estudiantes - a menos que sean "contrarrevolucionarios" o "fascistas". Y a estos se puede reprimir, torturar, matar - a nombre de la revolución. Como en aquel entonces en San Vicente. Como hoy en Venezuela.

Repito, Salvador: Tu problema no es tu pasado, sino el hecho que este pasado sigue siendo presente. Y si te conviertes en presidente, amenaza nuestro futuro.

Saludos, Paolo Lüers