Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Carta al candidato que quiere salvar Mejicanos

Estimado José Andrés Hernández:

Usted es el candidato que ha aceptado el reto más grande de esta campaña electoral: defender por parte de ARENA la alcaldía de Mejicanos. No cualquiera acepta lo que muchos ven como misión imposible. Para muchos, en Mejicanos Arena ya se hundió en toneladas de basura.

Pero nada es imposible en política, cuando uno está dispuesto a encarar el problema. El problema que llevó Mejicanos al borde de convertirse en municipio fallido se llama ARENA. En Mejicanos, o se cambia radicalmente a ARENA, o los ciudadanos cambiarán de partido gobernante.

Obviamente, la actual alcaldesa había que cambiarla. Pero no es suficiente cambiar de alcalde. Tiene que haber una revolución interna, con un concejo totalmente diferente, con otra actitud hacía los ciudadanos, con mucha capacidad para elaborar soluciones prácticas.

Y estas soluciones no pueden esperar para el nuevo período a partir del 1 de mayo. O comienzan ya, o nunca.

Usted ni se preocupe de pulir su discurso. Con ningún discurso usted puede ganar en Mejicanos. Sólo con hechos. Tiene que movilizar, desde ya, a todo su partido, a los empresarios de Mejicanos, a los alcaldes amigos para resolver, en la práctica y con eficiencia, el problema de la basura que agobia a los ciudadanos. Yo sé que esto no es fácil, y que no es posible lograrlo mañana. Pero tenga por seguro: si durante las fiestas navideñas y del fin de año, la gente de Mejicanos no ven que usted tiene limpia la ciudad, no tiene la más mínima posibilidad de convertirse en alcalde. Y en este caso, ni lo merece.

Claro que la culpa tiene la alcaldesa y su pésimo concejo. Pero la responsabilidad la tiene ARENA que los puso a gobernar y tampoco tuvo la capacidad de corregir, sobre la marcha, las graves deficiencias de esta alcaldía. Si ARENA no las corrige ahora, en la campaña, no tiene derecho de seguir gobernando.

Hable con los empresarios para que pongan los camiones. Hable con sus bases para que se conviertan en voluntarios. Hable con los alcaldes amigos que le echen una mano. No es imposible encontrar soluciones.

Si esta acción se convierte en el eje central de su campaña, en vez de andar repartiendo babosadas que solo aumentan el volumen de basura, y si de esta manera usted demuestra capacidad para resolver problemas, usted merece ser alcalde.

No tengo el gusto conocerlo, pero tenga la impresión que usted es el man que puede sacar a la ciudad de Mejicanos del peligro de asfixiarse en la pestilencia que producen la basura y la pudrición política.

Saludos y buena suerte, Paolo Lüers