Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

las Cartas de Paolo Lüers

Carta a ARENA

Estimados amigos:

Al fin Norman Quijano puso orden en su partido, tomando la iniciativa de expulsar a Paco Flores. Un poco tarde –el partido hubiera tenido que hacerlo cuando inmediatamente después de la primera declaración de Flores ante la comisión de la Asamblea. Pero al fin, es una muestra del liderazgo que Quijano está asumiendo.

Ustedes, los areneros, tienen que entender que el mensaje que los votantes dieron el 2 de febrero. Su candidato está demostrando que lo entendió.

La primera lección: La gente ya no tolera la impunidad frente a la corrupción de sus gobernantes. Parece que Norman aprendió el mensaje –y está dispuesto a actuar. Con su demanda al Tribunal de Ética, Norman está diciendo a Paco Flores: Si sos culpable, no te vamos a defender, ni el partido, ni mucho menos un futuro gobierno de ARENA. Ni a vos, ni a nadie –sea quien sea– que se haya enriquecido dentro de un gobierno de ARENA.

Y de paso se deshizo de un pésimo asesor y comenzó a reparar el daño que Flores ha hecho a su campaña, diseñando mensajes que en vez de confianza, dieron miedo a la gente. El hecho que Norman Quijano, cuando al fin comienza a revelar con qué tipo de personas piensa gobernar, primero presenta a Facundo Guardado como su futuro ministro y a Salvador Samayoa como su principal asesor en asuntos de Seguridad, muestra dos cosas fundamentales que pueden dar un giro a la campaña: Primero, que a partir del 2 de febrero ya no es una campaña de ARENA, sino de todos que estén dispuestos a unirse para defender la democracia y para poner al país nuevamente en el camino del crecimiento económico. O sea, ustedes los areneros tienen que entender y abrazar la idea que en esta campaña ya no se trata de que ARENA recupere el país, sino de que el país recupere su rumbo a la democracia y a la creación de oportunidades. Por esto, Quijano hizo lo correcto y necesario cuando involucra a Facundo y al Pollo Samayoa en la principal del próximo gobierno: resolver el problema de la violencia que tiene enfermo al país. Con esto demuestra que entiende que esto trasciende el interés y la capacidad del partido. Ojalá que ustedes lo entiendan también

El otro mensaje importante que transmite Norman Quijano con la decisión de nombrar a Facundo y Samayoa en Seguridad: No vamos a revivir recetas ya fracasadas tipo la mano dura, sino vamos a abrir un capítulo nuevo, con un concepto integral que nadie ha intentado poner en práctica: centrar la estrategia en la inversión en los barrios y en la reinserción de los que están fuera de la vida productiva y al margen de la ley.

Puedo dar fe que Norman Quijano realmente ha entendido el mensaje que le mandó el electorado, sobre todo en las zonas más afectadas por la delincuencia: No queremos políticas que inyectan más conflicto en mi vecindario, sino políticas que inyectan inversión, oportunidades y armonía. En este sentido, con separarse de Paco Flores (el que inventó la mano dura) Norman Quijano manda tres mensajes fundamentales: no habrá inmunidad; habrá apertura, mucho más allá de ARENA, y habrá un rumbo nuevo en la política del combate a la violencia y la delincuencia. Los nombres y las trayectorias de los que ahora son sus principales asesores y mañana serían las principales piezas de su gobierno demuestran lo certifican. Ahí están, aparte de los ya mencionados: Claudia Umaña, Joaquín Samayoa, Raúl Melara, Miguel Ángel Simán y el economista Rivera Campos.

¿Por qué escribo todo esto en una carta dirigida a ustedes, los cuadros y bases de ARENA? Porque si ustedes no entienden y abrazan hacia una campaña que trascienda su partido, de nada sirve el esfuerzo de Norman, René y su equipo. ARENA no es suficiente para ganar estas elecciones, pero sin ARENA es imposible. Ustedes tienen que hacer un esfuerzo sobrehumano en el territorio y convertirse en portadores del nuevo mensaje de inclusión, apertura y lucha contra la corrupción.

Saludos, Paolo Lüers