Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Vuelven a brillar en Venezuela la libertad y la democracia

En los 16 años de chavismo, el régimen usó el petróleo y los recursos obtenidos de su venta y exportación, para sostener la dictadura cubana y entrometerse en la política interna de muchos países

Una luz apagada en Venezuela, la luz de la libertad y la democracia se ha encendido de nuevo al tomar posesión la Legislatura electa en comicios transparentes, que constituyeron un rechazo a la dictadura, a la corrupción desenfrenada del chavismo, a las demenciales medidas del régimen que han destruido la economía de la nación y empobrecido a extremos alucinantes uno de los países más ricos del mundo en reservas naturales.

La ingente tarea de la nueva Asamblea es restablecer la legalidad y el Orden de Derecho, sanear las instituciones, devolver lo suyo a los despojados, procesar a corruptos y delincuentes, acabar con la incertidumbre y medidas de fuerza, impulsar una reforma constitucional, limpiar la legislación de las truculencias chavistas, amnistiar a los presos políticos y cesar el hostigamiento y agresión a opositores al régimen.

La nueva Legislatura se encuentra con la institucionalidad destrozada, la economía destrozada, la moral pública destrozada, las libertades destrozadas, la mayor inflación monetaria del mundo, el crédito nacional destrozado...

Algunas de las primeras medidas de la nueva Asamblea pueden anticiparse, entre ellas la amnistía a los presos y perseguidos políticos, simbolizados por el encarcelamiento en crueles condiciones de Leopoldo López.

Sanear la moneda es un cometido esencial para poner la economía en pie y detener la caída del nivel de vida de la población, que mes a mes pierde una parte sustancial del poder adquisitivo de sus salarios. Venezuela sufre una hiperinflación, el bolívar es papel sin valor y el trueque y divisas fuertes son las bases del intercambio.

Hay que sacar a Venezuela de la podredumbre chavista

El presidente de la nueva Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, anunció una investigación exhaustiva sobre la corrupción de los cabecillas del chavismo, que, según ha denunciado la oposición, va desde usar los presupuestos estatales para mantener suntuosos modos de vida, como hacerse con bienes privados y públicos en su beneficio, lo que incluye las numerosas propiedades que Chávez y su familia han acumulado en la región de donde son oriundos.

Pero al mismo tiempo que se debe proceder a la recuperación de bienes, es esencial en el futuro próximo devolver a los despojados por el régimen sus fábricas, inmuebles, negocios, haciendas, ganaderías, patentes y beneficios que el chavismo arbitrariamente “nacionalizaba”, incluyendo empleos y dignidades.

En los 16 años de chavismo, el régimen usó el petróleo y los recursos obtenidos de su venta y exportación, para sostener la dictadura cubana y entrometerse en la política interna de muchos países.

La ruta está trazada y será con energía, fuertes convicciones morales y cívicas, fe en el futuro y fe en el pueblo venezolano, que se podrá rescatar el país del pantano de crimen, amoralidad y podredumbre estatal en que hasta ahora se encontraba.