Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"No voten por corruptos, no voten por mentirosos…"

En Honduras no ha sido necesario agregar que tampoco los individuos con pasado criminal, sicópatas culpables de muchos asesinatos y secuestros, deben recibir respaldo alguno

"La Iglesia Católica de Honduras", informan nuestros corresponsales, "pidió ayer a los ciudadanos que en las elecciones generales de su país que se celebrarán el próximo día 24, "no voten por corruptos y mentirosos" que han pervertido la política.

"No permitamos que en Honduras triunfe la mentira, ni los mentirosos, ni los demagogos que han pervertido la política, ni los corruptos, ni los soberbios y ambiciosos en política", expresó el vicario Carlos Rubio, durante la homilía dominical en la catedral de Tegucigalpa.

"El prelado recalcó que Honduras, uno de los países más pobres del continente, requiere de funcionarios públicos que sean fieles, transparentes y honestos".

Lo usual, en estos momentos, es que politicastros de la peor especie vayan de un rumbo a otro de los países ofreciendo maravillas: en un pueblo dicen que apoyarán a los agricultores, en otro que van a potenciar la educación, en un tercero que van a controlar los gastos de la presidencia, en un cuarto que darán subsidios a las familias necesitadas… si se suma el costo de lo que van ofreciendo, el presupuesto de la República mexicana sería insuficiente para pagar lo que se promete no sólo en Honduras, sino también en El Salvador.

Lo que en Honduras no ha sido necesario es agregar que tampoco los individuos con pasado criminal, sicópatas culpables de asesinatos y secuestros, deben recibir respaldo alguno, pues de salir victoriosos en una elección no habrá persona ni familia ni grupo seguro en sus vidas y haciendas.

La demagogia, señaló el prelado, termina por caer pronto en la corrupción, como también lleva a la dependencia al generar falsas expectativas de recibir algo sin esfuerzo.

El mensaje eclesiástico hondureño implica que cada quien es responsable de labrar su bienestar y su felicidad, aunque haya personas y familias que requieran de apoyos especiales.

El obispo Rubio, dentro de este contexto, pidió a los políticos hondureños no fomentar la holgazanería, como aquí, en El Salvador, con los programas sociales de un régimen fracasado.

Cuando la soberanía cae en manos de mafiosos y fanáticos…

En países pobres o empobrecidos —Honduras es uno de los más pobres del Hemisferio aunque sin llegar a los extremos de Cuba y de Haití— la demagogia, traficar con ilusiones, encuentra un campo más fértil que en las sociedades prósperas, ya que es más difícil encontrar empleo y seguridad. Funes y el partido rojo fueron posibles a causa del descenso en la prosperidad provocada por las fallidas políticas populistas del previo régimen de Antonio Saca, que casi pavimentó la llegada al poder de los extremistas con una serie de decisiones políticamente descabelladas o cómplices.

Lo que además está en grave riesgo es la Democracia como sistema, pues las falsas promesas, la propaganda estridente y el populismo equivalen a la compra de votos.

Y la compra de votos, como con la intromisión de Venezuela en la política interna de El Salvador, anula la responsabilidad ciudadana, con otro componente mucho más grave: que una intromisión puede dar paso a otra, en este caso, a la del crimen organizado como se denuncia en México.

Lo que está sucediendo en Bolivia, que se está transformando en un narco Estado no sólo por la protección de Evo Morales al cultivo de la coca, sino por la creciente presencia allá del radicalismo musulmán y los iraníes.