Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El último buen consejo de una gran diplomática

Como en todo, se necesita voluntad de muchos para encarar la plaga de corruptos, que a su vez hacen lo posible para esconder sus mal habidas riquezas, más cuando son parte de las estructuras del poder.

En vísperas de su retiro del país, una nación que sirvió con gran inteligencia, dedicación, cariño y realismo, la embajadora de Estados Unidos Mari Carmen Aponte reiteró nuevamente su llamado a combatir la corrupción, una lacra que envilece, destruye y llena de amargura a la buena gente en esta tierra.

Podemos estar seguros de que Mari Carmen será siempre “una embajadora de El Salvador” ante las instancias en las que se desempeñe. Ella tendrá un lugar en el corazón de innumerables salvadoreños, los que tuvieron  la suerte de tratarla de cerca y los que conocieron su labor.
¡Buena suerte y propicios vientos en su nueva travesía, Mari Carmen!

 Como en todo, se necesita voluntad de muchos para encarar la plaga de corruptos, que a su vez hacen lo posible para esconder sus mal habidas riquezas, más cuando son parte de las estructuras del poder.

Y el ejemplo más contundente de que hay mucha corrupción y que son además numerosísimos los involucrados lo evidencia la promulgación de la ley de probidad por la Asamblea, una ley que de inmediato ha sido calificada por la opinión pública como una ley de protección a los corruptos.

Por su parte la sección de Probidad de la Corte Suprema está investigando a un número de personas y exfuncionarios entre los cuales hay gente decente pero asimismo abundan aquellos sobre los cuales nadie duda de dónde salieron sus actuales riquezas.

Lo que falta a la sección de probidad es, además de indagar de donde salió el dinero de una cuenta bancaria, es ir tras otras señales e indicios, como puede ser pedir a los investigados que muestren lo que pagan de luz, o cómo es que financian tantos viajes.

La pregunta fundamental a un exfuncionario: si antes de tener un puesto público vivía en una casa financiada  y su automóvil era modesto, ¿cómo es que ahora después de cinco años como funcionario es dueño de una gran residencia y exhibe una colección de autos? 

¿Cómo es que puede pagar, con su sueldo de diputado, una cuatro por cuatro de lujo y ser inversionista en el negocio de los bienes y raíces?
 
Insistimos, ¿se puede pasar de habitar una casa mediana  a grandes mansiones, el uso de carros de lujo y además viajar constantemente al exterior?  Y hasta donde se sabe, los presidentes al cesar en sus cargos no reciben ninguna pensión.
 
 Además, ¿se dónde el dinero para los autos deportivos de los familiares?

Sistema mixto de pensiones: veinte a ti, ochenta a mí

 Esto de la corrupción y la insaciable sed de dinero del régimen está llevando, entre otras cosas, a querer robarse los ahorros de los trabajadores, habiéndose anunciado ya que la próxima semana los comunistas presentarán un proyecto para formar un sistema mixto.

 Mixto quiere decir que a los trabajadores que vienen ahorrando les darán una pequeña parte, mientras el régimen se queda con la otra parte para sus despilfarros y gasto corriente.

Aunque lo de “mixto” viene operando desde la penúltima presidencia al forzar a las administradoras de pensiones a comprar bonos del “Estado” y pagar por el uso de ese dinero tasas de uno y medio por ciento.

Mixto es la nueva palabra para atraque.

Pero hablar sobre ese desvalijamiento expone a los grupos que lanzan la advertencia, a que los califiquen como “terroristas”.