Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sólo podremos reconstruir si hay sensatez y honestidad

Se abusa de la gente con tal de lograr fines propios, como sucede con el Sitramss y el enorme desorden vial y destrucción de calles, para (lo creen pero no van a lograrlo) inaugurar una obra, la única visible

Recomponer nuestro país --recuperar las instituciones, acabar con la impunidad, erradicar la corrupción, liberarnos de la violen- cia-- es sólo posible a través de consensos, de afianzar principios, de encaminar la convivencia pacífica y productiva de los distintos estratos de la población.

La gana de lograrlo la tienen muchos, pero chocan con el mesianismo de quienes buscan uncirnos al carro chavista, al igual que replicar en esta tierra una dictadura totalitaria bajo un partido único, con cabecillas a perpetuidad.

Lo que puede venir se ilustra con lo que está sucediendo en Venezuela con un presidente de escasa instrucción (como la de los candidatos comunistas aquí), que recibe mensajes del más allá vía pajaritos y pretende crear un culto alrededor de Chávez, encajando con los "cultos a la personalidad" que son de rigor entre los comunistas: el culto a Lenín y a su momia, el culto a Stalin, el culto a Mao, el culto a Farabundo.

No podrán los egipcios ordenar su país mientras conspiren los "hermanos musulmanes", ni los argentinos el suyo mientras perdure el mito de Perón o los iraníes bajo los ayatolás.

O se es civilizado o se es parte de bandas que se creen en posesión de la verdad, que rechazan todo entendimiento con aquellos a los que consideran adversarios.

La discusión, la busca de consensos, los pactos y acuerdos, son sólo posibles entre aquellos que pisan un terreno común, que comparten iguales o similares nociones sobre lo que es justicia, lo que es decente, lo que es honesto. Y encima de todo, que reconozcan lo sensato y racional, que acepten la lógica y sus conclusiones.

Y es que sin lógica no tendríamos computadoras, pudiéramos administrar una empresa, fabricar lo que nos viste, alberga, alimenta y cura, u ordenar la gestión de un municipio.

Sin lógica no existiría la matemática, el cálculo, la ciencia, la investigación. Como tampoco podremos entendernos con otros si es imposible llegar a conclusiones valederas para ambas partes, aquí y en cualquier lugar del globo. De no ser así, calcular una estructura en la China sería distinto de calcularla en Guatemala.

Toman como suyo lo que es de todos los pobladores

Creerse dueño de la verdad equivale a creerse dueño de vidas ajenas, del patrimonio de otros, de un país y sus recursos. Es a causa de esa clase de soberbia que el presente régimen dispone como suyos de los presupuestos de todos, insulta a sus opositores, abusa de sus prerrogativas.

El presidente del país se ha convertido en un activista político que pide el voto indirectamente para dos individuos de pasado delincuencial, a la vez que insulta a la oposición.

En igual manera, los ministerios y entidades públicas abandonan parte de sus funciones, funciones pagadas por los ciudadanos, para hacer proselitismo y propagandizar, como el canal 10, el oficial, se usa para propaganda del actual régimen.

Se abusa de la gente con tal de lograr fines propios, como sucede con el Sitramss y el enorme desorden vial y destrucción de calles, para (lo creen pero no van a lograrlo) inaugurar una obra, la única visible.

Y mientras esto sucede, las entidades públicas encargadas de mitigar desastres y socorrer víctimas, no tienen ni refugios ni alimentos ni siquiera agua para las comunidades afectadas con la erupción del Chaparrastique. Que baje un ángel y los socorra.