Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

No sólo fueron los millones sino también una buena casa

El interés por la "Central Hidroeléctrica del Río Lempa" venía de lejos, desde que Antonio Saca nombró como presidente de la entidad a Salume hijo

El padrinazgo de Salume con Funes no se limitó al préstamo/donativo/regalo/ayuda de los tres millones de dólares, sino que desde antes lo instaló en una buena casa, completa con automóviles y los empleados que se requieren en estos casos, como lo evidenciaron, entre otros hechos, las fotos divulgadas entonces.

Los esfuerzos a favor del presidente electo dieron su fruto: se mantuvo como presidente de la "Central Hidroeléctrica del Río Lempa", como la llama Funes, a Salume hijo y al abogado de la familia.

Pero el interés por la "Central Hidroeléctrica del Río Lempa" venía de lejos, desde que Antonio Saca nombró como presidente de la entidad a Salume hijo, una persona que ningún conocedor de lo complejo de esa posición habría propuesto, pese a sus estimables cualidades.

Que Salume hijo quedó encantado con el nombramiento, sin duda viéndolo como una gran oportunidad de superación personal y de servir con patriotismo a su país, lo demuestran las gestiones del padre para lograrlo. ¿Cómo es que Saca se sacó de la manga el nombre de Salume, habiendo cientos de profesionales con mayor experiencia? Estas cosas no suceden sin que haya un cabildeo, llamadas, actos de amistad y cariño, convencimientos. Como fuera, los Salume lograron meter al conejo en la bolsa.

Privatizan ganancias y oficializan el desorden y las movidas

Pero los nombramientos políticos con frecuencia tienen sus altísimos costos para un país, los que no cuesta enumerar:

--La energía más cara de la región centroamericana, con el agravante de que no se está ampliando la capacidad generadora de fuentes renovables y no contaminantes. Los altos precios son causados, en parte, por la falta de contratos a largo plazo y los precios manipulados de la geotermia, que deberían de ser los más bajos por partir de fuentes naturales;

--un hoyo de ciento ocho millones de dólares que nadie sabe qué hacer con él, aunque es obvio que sobran empresas brasileñas que estarían encantadas de rellenarlo/enderezarlo a un módico costo. Y las empresas brasileñas, por esas casualidades de la vida, son las que aquí consiguen;

--la famosa montaña que se movió, pero que al regañarla por lo que hizo se recompuso;

--el pago de más de cinco millones de dólares a la misma empresa que hizo el primer diseño que fue descartado, para que hiciera uno nuevo , como lo denunció el diputado Zamora de ARENA;

--paralizar las inversiones de ENEL, acusándola inclusive de "apropiarse" de un patrimonio nacional, esto último el invento del actual régimen. De la manera en que los del régimen plantean el asunto, parecería como si los italianos iban a construir un túnel de aquí a Nápoles para robarse los calores del subsuelo;

--el que los manejos financieros de una parte del sistema hayan sido tapados transfiriendo y privatizando acciones, una "privatización" que choca con el desgarre de vestiduras del actual régimen y de su partido cada vez que esta palabra se usa;

--el que el presidente de la "Central Hidroeléctrica del Río Lempa" se suba el salario echando mano de dineros que, en teoría al menos, se usaron para "defender al país". La defensa costó cuatro veces más a los salvadoreños que a los italianos de ENEL, pese a lo cual el caso se perdió.