Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Si quieres una vejez de miseria, vota por los comunistas

Ya iniciaron los arreglos para caerle encima a lo que no es suyo, que tampoco es de la colectividad ni un bien de la Nación ni riquezas que el cielo ha puesto por allí ni un patrimonio social ni nada de eso

Disponer también de los ahorros que un gran número de salvadoreños guarda en las AFP es la intención del gobierno, que se declara en bancarrota para pagar a los pensionados del ISSS y del viejo y colapsado INPEP, a causa de sus despilfarros y malos manejos.

Y ya iniciaron los arreglos para caerle encima a lo que no es suyo, que tampoco es de la colectividad ni un bien de la Nación ni riquezas que el cielo ha puesto por allí ni un patrimonio social ni nada de eso. Cada centavo tiene un dueño, una persona que trabajó para ahorrar, dineros que nadie le regaló.

No habrá forma más segura de perder esos ahorros, que votar por los comunistas y sus aliados en las próximas elecciones.

Los ahorros de retiro son de igual naturaleza que los ahorros que la gente tiene en los bancos y otras entidades financieras. Son dineros legalmente habidos, que cada ahorrante guarda para eventualidades, para comprar su casa o su vehículo, para atender nacimientos, para lo que le venga en gana; en una sociedad libre y hasta en muchas dictaduras, el patrimonio individual se respeta pues es la fuente del crecimiento económico y el sostén de familias y grupos.

Pero nada está a salvo con las izquierdas que, en palabras de una exaltada diputada, van "tras el poder económico total". Y el poder económico total incluye tanto los ahorros de las AFP como los que custodian los bancos.

Y "poder económico total" también incluye las viviendas, los bienes materiales, los empleos y negocios, hasta patentes y marcas de fábrica.

La pasan inventado maneras para quedarse con lo ajeno

La gente viene ahorrando en las AFP o tiene sus cuentas en bancos, para cubrir sus necesidades básicas al no poder trabajar, lo que va desde sostenerse, cuidar su vivienda, curarse, entretenerse, pagar una empleada doméstica... cada quien trata de protegerse.

Y en las personas mayores, cuidar la salud es primordial, sobre todo cuando el sistema de Salud Pública está en la lipidia, también por inepcia de quienes lo dirigen y por los despilfarros de presupuestos. Sobra dinero para sostener una clase parasitaria, pero falta para vacunas, medicamentos para tratar leucemia, fármacos contra la presión.

Y mientras menos joven es la gente, más necesita cuidarse, pero con dificultad lo podrá hacer si, como dice el sindicalista Ricardo Soriano, el gobierno le roba de sus ahorros alegando cualquier cosa que se le ocurra.

Y ocurrencias le brotan todo el tiempo.

Las AFP surgieron a raíz de la bancarrota en que los sistemas de reparto, como el INPEP, fracasaron en todas partes. Están en bancarrota en Grecia, en Italia, en Brasil, en países orientales y lo estarían en los Estados Unidos de no existir las máquinas impresoras de dinero.

En Chile, el gran ejemplo, pues chileno es su creador, José Piñeira, que estuvo en nuestro país cuando arrancaba el esquema, los fondos de las AFP no sólo no se los roba el gobierno forzando a comprar bonos estatales, sino que además se invierten en empresas productivas tanto de Chile como de otros países.

Y eso garantiza que al pensionarse, los ahorrantes chilenos están asegurados para una vejez "digna" como se ha dado en decir ahora. La única sombra es que la actual presidenta, una marxista disfrazada de bondadosa mamá, está en un curso al desastre.