Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"¿De qué me está hablando? Si yo no leo los periódicos..."

Dicen los encargados de velar por la probidad pública no saber nada sobre el caso Reyes, pero lo saben muy bien, y tan bien lo saben que echan mano de las más crudas disculpas para seguir engañando a la población.

La mitad de la gente se pasa la vida tratando de salir en los medios informativos, mientras la otra mitad se esfuerza por no salir...

El actual presidente de la Asamblea se desvive por salir en lo que le gusta pero no quiere que se expongan a la luz pública sus viajes al exterior y sus múltiples negocios, el origen de su inexplicable fortuna que alega fue amasada con ahorros salariales, que se investigue todo eso y se informen los resultados a la ciudadanía.

A ellos se suman los que viven en una especie de limbo, pues dicen no tener tiempo para leer diarios ni ver noticieros ni escuchar emisoras. Y uno de ellos es el primer magistrado de la Corte de Cuentas, que alega no estar enterado de lo que se viene ventilando no sólo en los medios de difusión sino también en foros, redes sociales, palabreríos en barrios, buses de transporte público y en donde la gente discute, comenta, critica o simplemente oye.

Cuando reporteros de este Diario consultaron al primer magistrado de la Corte de Cuentas, Raúl López, sobre el caso, él alegó ignorancia total:

"...tenemos una agenda institucional agobiante y salimos 6:00-7:00 de la noche de trabajar; en realidad es hasta penoso quizá, aquí no nos queda tiempo ni de leer los periódicos", alegó.

Al preguntársele si leería los periódicos para indagar la información y así establecer si amerita abrir el expediente, López se escudó en que "no puedo emitir opinión porque no sé de qué se trata y opinar sobre un tema desconocido es irresponsable...".

Lo irresponsable en todo caso es que uno de los funcionarios encargados en primera instancia de velar por el correcto manejo de bienes públicos afirme que no se da cuenta de lo que sucede, pese al clamor de la gente y de lo denunciado y expuesto por organizaciones que velan por la probidad pública.

López pone a los ciudadanos en aprietos, pues si no lee diarios no hay forma de que le llegue la mayoría de las denuncias de grupos, comunidades o personas. Sólo los soplones....

Para tapar sinvergüenzadas

alegan plena y feliz ignorancia

Los medios no inventan nada, sino que informan de los hechos relevantes que tienen lugar en el país y el mundo, de lo que mueve la opinión pública, de lo que se dice, se opina y se discute. De no ser por los medios informativos la gente pasaría a oscuras, mucho de lo que puede beneficiarle no daría fruto, como tampoco se enteraría de los abusos de poder, de la corrupción de funcionarios, del mal y malicioso manejo de los bienes de una nación.

Dicen los encargados de velar por la probidad pública no saber nada sobre el caso Reyes, pero lo saben muy bien, y tan bien lo saben que echan mano de las más crudas disculpas para seguir engañando a la población.

Tienen una papa caliente en las manos y se decantan no por los intereses de la gente que consisten en procurar el honesto manejo de recursos, sino por el interés del cofrade, del grupo que detenta el poder, de los que están metidos en el rollo de disponer del país como cosa propia y en provecho propio.

Es imposible tapar el sol con un dedo, inclusive en Venezuela, donde la dictadura pretende silenciar las multitudes a garrotazos.