Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pues sí que es importante examinar la contratación

Lo que está detrás de la adjudicación a una empresa que ya tuvo un fracaso en lo mismo, es un asunto de importancia para un país que, en estos momentos, pasa calamidades causadas por fallidas políticas del régimen

No todas las reservas de información encubren "movidas", pero todas las movidas se tapan con reservas de información. Aunque el Ejecutivo asegure que adjudicar a una empresa que fracasó en el primer diseño para construir la represa de El Chaparral, "no tiene importancia", para el público sí la tiene, muchísima importancia, después de que, por torpezas e inepcia, el país ha perdido casi cien millones de dólares en un proyecto fracasado.

Para cualquier empresa de Brasil ganar o perder contratos es un asunto vital, dada la caída de la confianza y del crecimiento del país al reventar la burbuja de las materias primas, lo que viene advirtiendo el ingeniero Hinds. Con tal de ganar esas contrataciones lo probable es que se eche mano de cualquier influencia que se tenga.

"Después de años de expansión económica", dice el New York Times, "Brasil ha comenzado a fallar. La inflación preocupa, la bolsa ha caído en un veintitrés por ciento este año, la mayor caída en un país grande, y Standard & Poor, la calificadora, ha pasado el rating de crédito brasileño a negativo por el débil crecimiento y emproblemadas finanzas.

"A eso hay que agregar las protestas callejeras, que se están extendiendo por todo el país, que han sacudido las estructuras políticas y económicas del Brasil. Con brotes de violencia", prosigue el Times, "las protestas, iniciadas por un incremento en el precio de los transportes, se han transformado en un cuestionamiento de las prioridades gubernamentales…"

Se difunden fotos y vídeos que muestran carteles en las calles de Río y Sao Paulo, contra el derroche para celebrar el campeonato mundial de fútbol, más dirigido a inflar los egos de los dirigentes políticos que a traer beneficios para la gente.

Lo que está detrás de la adjudicación a una empresa que ya tuvo un fracaso en lo mismo, es un asunto de importancia para un país que, en estos momentos, pasa calamidades causadas por fallidas políticas del régimen.

Adjudicaciones a dedo

y nombramientos también a dedo

No es el primer caso de adjudicar a dedo proyectos a firmas brasileñas. Aunque a muchos nos encanta la samba y la feijoada, parece extraño todo lo que viene sucediendo con El Chaparral, desplomado por lo que, evidentemente, fueron pésimas evaluaciones geológicas hechas por contratistas que no tenían las cualificaciones para hacerlas.

El diputado D'Aubuisson pidió que se formara una comisión legislativa para examinar el caso de El Chaparral. Y de inmediato los rojos dijeron que sí, pero que la investigación se hiciera también hacia atrás. Por nuestra parte estamos de acuerdo con la postura roja, pues las manipulaciones y turbias movidas vienen desde antes.

Lo procedente es examinar el asunto con peritos independientes para que de una vez se disipen sospechas.

Siempre causa asombro en nuestro terruño lo de "si a mi se refiere, no tiene importancia, pero si de ti se trata hay que espulgarlo a fondo". Si uno de tu partido apalea a la mujer, hay que mantener el escándalo; si es de los míos, fue culpa de la fémina…"

Los rojos no cesan en sus meneos y denuncias contra la contratación de ENEL, una firma de prestigio mundial que cumplió con lo suyo y además produce casi el cuarenta por ciento de la energía que se consume. Repugna esa doble "moral".