Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La prioridad debe ser educación, no propaganda

Los problemas de infraestructura en centros educativos y el retraso en la entrega del presupuesto para el funcionamiento de escuelas del sector público son el dolor de cabeza de directores, profesores y alumnos

En la vida la ley es escoger entre alternativas, fijar escalas de prioridades. Hubo monjes que preferían ayunar y azotarse pues su principal objetivo era ganarse el cielo, antes que estar bien comidos, cómodamente instalados pero exponerse a que Lucifer se los llevara a los infiernos. Y las amebas se mueven a las aguas más iluminadas, donde hay calor y por tanto energía, a quedarse inmóviles…

Seguramente a espaldas del titular de la cartera, el MINED ha contratado una campaña publicitaria a un costo superior al millón de dólares para exponer sus logros en el último año, pese a las graves carencias que atraviesa un gran número de escuelas e institutos en todo el país.

A lo largo del año, como parte de la labor informativa de EL DIARIO DE HOY y de otros medios de difusión, se exponen carencias, problemas, peticiones, perjuicios sufridos y también logros e innovaciones de centros de enseñanza.

Muchos maestros, directores y padres de familia, al igual que voceros de comunidades, hablan de lo que les falta, de la carencia de presupuestos, de sus actividades y programas, de falta de mobiliario, de servicios sanitarios inservibles o nula vigilancia, incluyendo acosos de pandillas como denunciaron los maestros de Bases Magisteriales.

Paz Zetino Gutiérrez, de Bases Magisteriales, y Manuel Molina, de Simeduco, afirman que los fondos en publicidad deberían "reorientarse a solventar" las necesidades de las instituciones.

Ambas gremiales han denunciado de manera constante que los problemas de infraestructura en centros educativos y el retraso en la entrega del presupuesto para el funcionamiento de escuelas del sector público son el dolor de cabeza de directores, profesores y alumnos del sistema educativo del país.

"Con los más de un millón de dólares usados en publicidad, un aproximado de 790 escuelas con un promedio de 100 estudiantes cada una podría recibir el doble de su presupuesto anual", dicen.

Que aprendan los niños,

en pupitres y sin goteras…

De hecho, por datos del mismo MINED, "cuatro de cada 10 aulas en todo el país necesitan mejoras en su infraestructura". Zetino Gutiérrez dijo que "la mayor parte de denuncias que tenemos tiene que ver con problemas en los techos de las escuelas, en pisos, carencia de servicios sanitarios y más", explicó.

Un caso patético es el de una escuela, en el departamento de La Unión, cuyos servicios sanitarios están colapsados pero que con menos de mil dólares pueden rehabilitarse. Esto, por cierto, presenta una oportunidad para personas o asociaciones altruistas de correr al auxilio.

Si la educación, como se repite en forma cajonera, es la base del desarrollo, no hacer todos los esfuerzos posibles con el fin de que los niños tengan un mínimo de condiciones aceptables para aprender lo básico, es robarles algo de su futuro.

De allí lo repudiable de que se gaste en lo superfluo, o se gaste en lo que es propaganda política.

Hay muchos caminos que llevan a Roma, como hay muchas formas de educar fuera de la formalidad estatal. Una persona puede formarse mejor en el trabajo que en una academia.

Pero los niños no tienen otra opción que la escuela, aprender bien saberes esenciales: leer, escribir, manejar números, informarse del mundo en que viven, iniciar la vida con principios morales y una dosis de disciplina.

Y, además, sentados en pupitres y donde no les caigan goteras…