Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Un pretexto para encubrir proselitismo prohibido

Ese alto gasto se cubre con presupuestos asignados a Capres, lo que es una malversación de fondos públicos al pagar por actividades privadas

Lo que pretende la Primera Dama, Wanda Pignato, al unirse a la campaña comunista, equivale a abrirle un boquete a la pared de atrás de la bodega estatal para vaciar sus contenidos.

La ley prohíbe que dineros públicos se usen para finalidades privadas o para hacer proselitismo a favor de partidos políticos. Y en el caso de la señora Pignato, hay que agregar el muy alto costo que tiene el cuidarla a ella y a sus séquitos, además de toda la parafernalia de atenciones, alojamientos temporales, comunicaciones, movimientos de limusinas, motocicletas, guardaespaldas, agentes en carreteras, etcétera, a menos que el permiso de participar la obligue a tomar buses y taxis.

Ese alto gasto se cubre con presupuestos asignados a Capres, lo que es una malversación de fondos públicos al pagar por actividades privadas. Nada se mueve en Capres ni en el régimen, que no provenga de presupuestos estatales, los que a su vez son financiados con los impuestos que pagan todos los ciudadanos, de manera directa o indirecta.

El caso no es aislado, ya que muchos otros funcionarios están usando su tiempo y el dinero de presupuestos, para moverse de un lado a otro en campaña por los candidatos comunistas, lo que está prohibido por ley. Entre ellos se mencionan los siguientes casos:

Erlina Handal, viceministra de Ciencia y Tecnología; Pablo Ochoa, ministro de Agricultura; y Violeta Menjívar, viceministra de Salud, son los funcionarios que han acompañado de cerca a Salvador Sánchez Cerén en actividades proselitistas. Handal lo hizo el pasado martes, durante la entrega de 1,997 computadoras portátiles a estudiantes, en un acto donde el candidato del FMLN pidió el voto para él y su compañero de fórmula.

El ministro Ochoa participó hace una semana en un acto de adhesión de campesinos en apoyo a la fórmula del FMLN, donde también hubo ofertas electorales. Menjívar, por su parte, acompañó a Sánchez Cerén la semana pasada en un mitin donde personas con discapacidad dieron su apoyo a la fórmula roja.

Obra del régimen: la bancarrota moral y económica

Otros funcionarios que han estado en eventos públicos de Sánchez Cerén y que se han sumado a grupos de apoyo para el mismo son, Ernesto Zelayandía, ministro de Gobernación; Jorge Meléndez, secretario de Vulnerabilidad; Vicente Coto, director nacional de Medicamentos; y Marco Fortín, presidente de la ANDA.

La entidad que preside Fortín o alguno de sus ejecutivos autorizó el uso de camiones cisterna de ANDA para regar un terreno en el que se celebró una concentración de seguidores de los candidatos comunistas, esto mientras muchos sectores del gran San Salvador están sufriendo carestías en el suministro de agua.

La campaña de los dos candidatos comunistas, amnistiados de sus delitos al firmarse los Acuerdos de Paz, se basa en los supuestos logros del gobierno, los que incluyen programas sociales como el reparto de cheques y semillas, todo ello parte de la función normal de un gobierno, no dádivas de los candidatos.

Hay otra cara en esto: la propaganda masiva que lleva a cabo el partido comunista sirve como cortina de humo para tapar el descalabro moral, económico e institucional causado por un régimen incapaz y venal.

En este quinquenio, el quinquenio sangriento, el crédito del país queda pisoteado, la inversión se desplomó, los servicios públicos están en la peor situación desde la guerra, queda un puerto nuevo en abandono y no se deja obra de ningún significado.