Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Prestar servicios al régimen "no equivale a vender el alma"

La crítica "constructiva", que es una crítica sin golpe, pero no por ello sin sustancia, es una contribución a la buena marcha de entidades oficiales, que tienden a caer en complacencias

Vender servicios de consultoría, o de lo que fuera, no es vender el alma, dijo el director de FUNDE, Roberto Rubio, después de que el mandatario Mauricio Funes le recriminara por unas críticas suyas al régimen, ya que "Rubio trabaja para el Estado".

Pero aunque trabajara para el Estado, no tiene derecho un presidente ni nadie de reprocharlo por lo que diga cuando un señalamiento se hace sin entorpecer funciones o faltar al respeto que se debe a las jerarquías de un ente oficial.

O más bien, la crítica "constructiva", que es una crítica sin golpe, pero no por ello sin sustancia, es una contribución a la buena marcha de entidades oficiales, que tienden a caer en complacencias, a creerse que todo lo que hacen lo hacen bien, que sus servicios a la colectividad son insuperables.

O, inclusive, llegar a pensar que nunca tuvo El Salvador a personas más honestas, capaces, iluminadas, organizadas y además patrióticas, como quienes están hundiendo al país en la mayor tristeza. Y prueba de que piensan así es la insistencia en perpetuar "la obra social" del régimen, lo que hacen para su propia gloria con los dineros que recaudan de los productores y de la población.

Programas que son una especie de cortina de humo para tapar la caída de los servicios públicos, el deterioro de la asistencia de salud, el mal estado de las escuelas, el hecho de que llegaron a fin de año sin cubrir pagos o entregar bonos a las comunidades educativas.

Como hacían los conquistadores españoles al llegar a América, que daban espejitos a los nativos a cambio de su oro. Aquí los espejitos son los uniformes, los paquetes de semillas y los cheques solidarios los que encubren el saqueo de las instituciones y del país.

Y, dicho sea de paso, es a finales del año que están entregando uniformes que ya no les quedan a los niños.

Si no quieres vivir a oscuras, no votes por los enemigos de la libertad

El caso de Rubio y FUNDE es parte de las posiciones esenciales del régimen y, por extensión, del partido comunista: ahogar la crítica, amordazar a la población, tomar represalias contra los que se les opongan, critiquen, denuncien o informen de lo que anda mal, de lo que constituye un abuso o ponga al desnudo lacras y problemas.

Y esto se manifiesta en el uso de presupuestos públicos, de dinero de la gente, para coaccionar o castigar. El que muchas instituciones y ministerios corten la publicidad a este Diario, EL DIARIO DE HOY y a MAS!, es igual a la persecución montada por Maduro, en Venezuela, contra los medios informativos opositores, algunos de los cuales han sido estatizados o simplemente suprimidos, además de que no reciben publicidad estatal.

Los Castro, inclusive, suprimieron a todos los medios, dejando sólo un par de hojas de propaganda y los canales oficiales de radio y televisión, dedicados únicamente a ensalzar al "par de viejitos que inventaron el hambre", como se refieren en Cuba a Fidel y a su hermano Raúl.

Si tú, salvadoreño, no quieres vivir en tinieblas y sólo oír alabanzas a los déspotas, no votes por los enemigos de la libertad en febrero. Son ellos los que niegan a incontables salvadoreños el derecho al voto exigiendo la vigencia del DUI, como durante la guerra ametrallaban las filas de votantes; eliminar a votantes es más fácil ahora con medidas "administrativas".