Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Un premio mundial por diseño obtiene EL DIARIO DE HOY

En este país introdujimos una nueva profesión, la del artista y diseñador gráfico que emplea computadoras para su labor y que, en la actualidad, es oficio y desempeño ejercido por miles de personas

Nos enorgullecen grandemente los cuatro premios mundiales por excelencia de diseño gráfico obtenidos por El Diario de Hoy, lo que nos reafirma como una de las publicaciones más galardonadas en la región centroamericana y el Hemisferio.

Los contenidos de EL DIARIO DE HOY, MAS! y elsalvador.com son visualmente muy agradables y, las más de las veces, son parte del mensaje. Y en esto se reafirma que un dibujo vale por mil palabras, como una caricatura nos puede llevar al corazón de lo que sucede en un país, se mueve en política y en las locuras colectivas o retrata las fortalezas, debilidades y lo ridículo de conductas y personajes.

El buen y sobresaliente diseño es parte de la comunicación, agrega a lo que se aporta al público, ayuda a esclarecer ideas y contribuye a la formación visual e intelectual de un conglomerado.

El buen diseño es arte, es expresión y formulación de ideas, es alegría o pesar en ocasiones, es un incentivo para que otros trabajen mejor sus presentaciones y contribuyan a la permanente superación de un campo profesional importantísimo, y en este caso el diseño gráfico elaborado con herramienta digital, computadoras.

Y eso, la aplicación del poder de la computación a lo que hasta entonces fue una labor manual usando lápices, plumas, pinceles, colores, aguafuertes, tintes, óleos y similares recursos, inició en EL DIARIO DE HOY hace más de un cuarto de siglo.

En este país introdujimos una nueva profesión, la del artista y diseñador gráfico que emplea computadoras para su labor y que, en la actualidad, es oficio y desempeño ejercido por miles de personas.

Premios son alturas conquistadas que mueven a seguir escalando

El diseño vende, como se comprueba en lo que hacen productores al empaquetar bienes de toda clase usando papeles y cajas coloridas lo que, a su vez, empuja a comercios y vendedores a arreglar bien sus establecimientos o la forma en que tratan a sus clientelas. Y grandes vendedores como son los diarios en países libres no deben quedar atrás o más bien tienen que ir abriendo nuevos caminos e inventando o refinando las maneras de decir las cosas.

En esto casi siempre ocupamos nuevas trincheras. Cuando EL DIARIO DE HOY nació, hace setenta y ocho años, introdujo una modalidad de presentación nueva en Centro-América, la del formato tabloide usando ilustraciones en la portada.

Y esa modalidad, prácticamente, se impuso en el periodismo centroamericano, pues con muy pocas excepciones todos los diarios son tabloides y todos ordenan sus contenidos siguiendo y refinando la pauta establecida por este Diario y Mas!

Parte de la gracia del diseño, en especial del excelente diseño como en esta casa se practica, es incorporar toques de humor, ironía, desenfado y, en ocasiones, irreverencia a las ilustraciones, lo que puede irritar a los que tienen las almas muertas, como en el caso de las caricaturas de Charlie Hebdó y del danés Jyllands Posten, que llevan a desenlaces horribles.

En las dictaduras hay muy poco espacio para diseño, colorido y simbolismo, lo que apunta a una importantísima realidad: las películas en "technicolor" son un patrimonio y la realidad de las sociedades libres, como lo monocromo, lúgubre, triste y opaco es lo que prevalece en países amordazados y censurados.

Los premios son una altura conquistada, que nos mueve a continuar en el ascenso y continuar tras la luz.