Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Operan las pandillas como antes las guerrillas

Los altos funcionarios del régimen nunca expresan dolor o solidaridad con las familias de asesinados y desaparecidos, como tampoco lo hicieron, en su día, los guerrilleros

A espaldas de los salvadoreños el gobierno apadrinó la tregua de pandilleros, afirmaron los diputados Roberto d'Aubuisson y Mario Valiente, lo que incluye una serie de prerrogativas y beneficios para los cabecillas, entre ellos salidas nocturnas de esparcimiento, privilegios dentro de las cárceles, dinero y apoyo a familiares.

Todo, dijo D'Aubuisson, sufragado con los impuestos que pagamos. Y una de las consecuencias de ese maridaje es que las pandillas crecieron de veinte y cuatro mil sujetos a cuarenta mil en 2012, lo que explica el incremento de asesinatos perpetrados, las desapariciones de jóvenes y de que El Salvador, por primera vez en su historia, ocupe un primer puesto mundial, aunque trágicamente sea por el número de jóvenes victimizados.

Eso ocurre durante la presidencia Funes, el quinquenio de sangre.

A raíz del pacto, señaló D'Aubuisson, los pandilleros encarcelados recibieron "televisores de pantalla plasma, permisos a los líderes de las pandillas incluso para paseos nocturnos y visitas a familiares, mesas de billar que fueron ingresadas a las prisiones, así como visitas sin restricción de trabajadoras del sexo al interior de las cárceles, todo ello, según D'Aubuisson, "con el conocimiento previo y aval de Funes y de su gabinete de Seguridad".

Además los cabecillas fueron trasladados de la prisión de máxima seguridad de Zacatecoluca, conocida como Zacatraz, a otras menos restrictivas, como se viene informando desde que la tregua se acordó.

El diputado D'Aubuisson dijo que a los pandilleros y a sus familias les entregaron dinero, "dinero proveniente de nuestros impuestos", a través de las tiendas institucionales ubicadas en los penales.

D'Aubuisson reveló asimismo las grabaciones en las que se escuchan las voces de muchos funcionarios del régimen, audios que suministró un "hacker" (que se identifica como @imjacoman). Por su parte, la Fiscalía inició una investigación para averiguar cómo se habían filtrado las grabaciones que son consideradas confidenciales.

Con todo a su alcance poco hacen contra el crimen

Con o sin las pruebas que presentó el miércoles el diputado D'Aubuisson, para muchos en este país son claros los enlaces entre las guerrillas del FMLN y las pandillas, comenzando por que la estructura de ambos grupos es prácticamente la misma: células secretas, uso de alias, extorsiones y secuestros, reclutamiento de niños como carne de cañón, impiedad, matanza de inocentes, etc., además de los adoctrinamientos de alumnos y la destrucción de las escuelas.

Muchos beneficios es lo que se ve del pacto, la superficie, pero se ignora qué otras concesiones se negociaron con vidas humanas.

Pero la mayor evidencia de entendimientos, o tolerancia, o "dejar hacer", es que contando el régimen con los recursos necesarios para emprender una lucha frontal contra el crimen organizado, lo que incluye el control de los servicios de inteligencia y la legislatura para decretar las leyes que sean requeridas, muy poco se ha hecho y los pobladores están más y más a merced de las depredaciones y las ejecuciones realizadas por los pandilleros.

Los altos funcionarios del régimen nunca expresan dolor o solidaridad con las familias de asesinados y desaparecidos, como tampoco lo hicieron, en su día, los guerrilleros. Todo son "números": menos o más muertos, delincuentes encarcelados, hallazgos y débiles patrullajes, esto mientras los pandilleros son más, están mejor armados y ya se enfrentan a policías y soldados.

La gente que se consuele sola, se defienda sola, cuide sus vecindarios y se encomiende a Dios, pues su gobierno no la auxiliará…