Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Obama anuncia la ofensiva para acabar con el Califato

En el Medio Oriente el principal patrocinador del terrorismo es la teocracia iraní, a lo que se suman los financiamientos que hace el emirato de Qatar, grupos similares en Arabia Saudita y otros regímenes

Combatir y, en el más corto plazo, aniquilar al Isis, la banda terrorista que está perpetrando atrocidades en Siria e Iraq, es la misión que emprenderán los Estados Unidos en alianza con varias naciones del Medio Oriente, como lo anunció el presidente Obama en un mensaje a la nación.

El combate ya inició con más de ciento cincuenta ataques aéreos a posiciones de los extremistas, lo que muy pronto incluirán operaciones en Siria además de las efectuadas en Iraq. Y por vez primera, Obama ofreció apoyar a la oposición contra el dictador Assad, pero excluyendo las bandas radicales ligadas a Al Qaeda y al Isis.

"El combate terrestre, dijo Obama, tendrán que realizarlo fuerzas iraquíes y kurdas, pero, casi de inmediato, debe incluir tropas de otros estados de la región, igualmente amenazados por el Isis y Al Qaeda, como Iraq y Siria".

En ese cuadro, forzosamente, tienen que participar los miembros de la OTAN, que corren grave peligro de sufrir atentados por parte de "células yihadistas durmientes, integradas parcialmente por militantes del Isis con nacionalidad europea. Llevar un monitoreo de esos grupos e individuos es vital e importante, pues una pequeña banda puede causar grandes estragos, como lo demostraron quienes llevaron a cabo los ataques del 11/09.

Los tentáculos del terror se extienden por todo el mundo, como lo comprobó el último atentado dinamitero en Chile y un similar ataque realizado en China por un musulmán enloquecido.

En el Medio Oriente el principal patrocinador del terrorismo es la teocracia iraní, a lo que se suman los financiamientos que hace el emirato de Qatar, grupos similares en Arabia Saudita y otros regímenes, posiblemente con la esperanza, como dijo Churchill, de ser los últimos que devore la fiera.

Cuba, Venezuela, Bolivia y sus nexos con Irán y el terror

El presidente Obama no tiene que ir muy lejos para encontrar otro Estado patrocinador del terror: Cuba, situada a noventa millas marítimas de la costa de Estados Unidos, que viene alentando a bandas criminales en todo el Hemisferio.

De Cuba salieron las tropas sandinistas, las que aterrizaron en pistas costarricenses, desde donde lanzaron la ofensiva contra Somoza. Y Cuba es el lugar de entrenamiento y "dirección política" de movimientos sediciosos, además de dar soporte al régimen chavista de Venezuela.

El costo para América del patrocinio cubano al terrorismo es inmenso, desde los centenares de miles de muertos causados, hasta la destrucción de la economía de los países bajo agresión, como sucedió en Chile después de que Castro visitara ese país para entronizar a Allende, derrocado por la pobreza resultante, en la llamada rebelión de las cacerolas.

No es casual que Venezuela y Bolivia tengan crecientes vínculos con los terroristas del Medio Oriente, al extremo de que Chávez cedió zonas a activistas musulmanes para indoctrinar a indígenas en las selvas venezolanas. Algo similar está ocurriendo en Bolivia, bastión del narcotráfico y asimismo patrocinador de células de sediciosos en otros países. Bolivia figura en la historia cubana pues allí mandó Castro al Che Guevara "para hacer de los Andes una nueva Sierra Maestra", pero en realidad, fue una misión a la muerte para quitarle de encima a Castro a quien le hacía sombra.

Por ahora hay que extirpar a los del Isis quienes, a su vez, buscan la destrucción de las comunidades cristianas del Medio Oriente.