Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Morboso es esconder maniobras, no ir tras las causas del crimen

El señor Lara insultó a los medios para tapar su postura respecto a enviar o no enviar a la cárcel de máxima seguridad a los cabecillas del crimen organizado

Morbo "es la atracción hacia lo desagradable o malvado y se califica como morboso al individuo a quien le atrae lo sádico y lo sangriento". Pero informar sobre hechos terribles, pintar un cuadro de la realidad que agobia a un país o un vecindario, o ir tras la identidad de quienes dirigen o manejan grupos criminales, no es "morboso" como lo dice el Ministro de Seguridad, sino simplemente dar noticias, hacer que la gente se entere de lo que sucede, de lo que le amenaza y lo que se debe combatir.

Los diarios y medios franceses y de todo el mundo han publicado la noticia y la descripción de la matanza perpetrada por musulmanes enloquecidos en la sede de Charlie Hebdo, como también hablan del horror que sufre Nigeria a causa de los yihadistas y de las crueldades y decapitaciones que el ISIS, otra secta islámica, inflige sobre partes de Siria e Irak.

Pero lo esencial para los gobiernos bajo ataque y para la opinión pública de alto nivel no es tanto la descripción de las atrocidades que se perpetran, sino identificar qué y quiénes mueven a esos grupos para neutralizarlos o liquidarlos, como sucedió con Bin Laden, el cabecilla de Al Qaeda.

Los medios salvadoreños informan de manera permanente sobre los asesinatos, hechos delictivos, las extorsiones que se sufren y el costo que ello tiene para el país, pero además indagan sobre las causas, las formas de operar y quiénes están a la cabeza de esos malvados.

No es "morboso", como lo califica el Ministro de Seguridad, ir tras la identidad de los que se dice que van a ser recluidos en Zacatraz, si se trata de los que han pactado treguas con el apoyo del gobierno, si son individuos involucrados con el narcotráfico y cuáles son sus nexos con las redes delictivas que actúan desde Chicago hasta Colombia, o si se trata de asesinos de policías y peones de bajo nivel. No se puede tapar el sol con un dedo, ni menos ignorar lo que agobia, aflige y victimiza a El Salvador.

Muy mal desempeño ministerial en el país más peligroso del mundo

El señor Ministro Lara es todo un prestidigitador de palabras, pues domina el arte de decir una cosa, insinuar lo contrario un instante después y cerrar diciendo nada. Pero la acusación que hace a los medios salvadoreños de ser "morbosos" por querer ir tras las causas y los cabecillas del crimen organizado, es abominable.

El señor Lara insultó a los medios para tapar su postura respecto a enviar o no enviar a la cárcel de máxima seguridad a los cabecillas del crimen organizado, a los que imparten las cotidianas órdenes para que se mate y dónde se mate y a cuántos se mate.

Ya que está en ese afán de cuidar de la seguridad de los salvadoreños, tarea que no desempeña a juzgar por el hecho de que somos el país más peligroso del globo, el Ministro debe buscar las causas de todo esto, rastrear el origen de maras y pandillas. Hay interrogantes que se deben responder, entre ellas: ¿Siguen en pie los intentos de pactar con las pandillas y cuáles son las condiciones que se manejan?

Dada la pasividad en combatir la espantosa delincuencia que victimiza al país, la gente se pregunta ¿qué está detrás de todo eso, qué es lo que permanentemente buscan tapar, minimizar, menospreciar?.