Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

A medida que se estatiza la economía irá contrayéndose

Sucedió en Cuba y es lo que está pasando en Venezuela: al ir controlando más y más de la economía, la escasez y la pobreza general va en aumento

Lo de "queremos el poder económico total", confesado por dos que capitanean el movimiento comunista, choca con la realidad de cómo funciona la economía: a medida que un régimen usurpa áreas productivas, el conjunto comienza a marchitarse hasta caer en lo mínimo, en la economía de la supervivencia.

Hay un ejemplo que ilustra lo que sucede: si para cuidar un pasaje en una colonia todos los vecinos contribuyen pero hay uno o dos que no aportan, la vigilancia se mantiene. Pero a medida que más y más sinvergüenzas se niegan a contribuir, la calidad de la vigilancia va deteriorándose hasta que el arreglo colapsa y la calle queda sin protección alguna.

Eso ha venido sucediendo en nuestro país: los negocios de los rojos prosperan por las ventajas que ellos mismos se decretan, por ir cargando los dados a su favor como sucedió al forzar una alza en los intereses de las tarjetas de crédito que dejó sin ese apoyo a cientos de miles de usuarios. Los rojos entonces instalan el negocio y se apoderan de un segmento del mercado.

Pero a medida que la producción privada comienza a ahogarse como efecto de los paquetazos fiscales, de subidas en sus costos aumentando prestaciones, de las extorsiones de mareros, la producción comienza a bajar. El resultado es que las inversiones se reducen, el movimiento económico se contrae y el espacio para que un segmento, el privilegiado de los rojos, pueda prosperar también va desapareciendo.

Al final, después de despojar por la fuerza al sector productivo de sus organizaciones, lo que van a encontrarse es en posesión de cascarones vacíos, de estructuras que dejaron de funcionar.

Eso sucedió en Cuba y es lo que está pasando en Venezuela: al ir controlando más y más de la economía, la escasez y la pobreza general va en aumento, hasta que los venezolanos queden en la miseria y tenga que racionarse todo.

Ya se vio este fenómeno con el precio de los granos y su abastecimiento. La carestía fue atribuida por las autoridades a los "acaparadores"; para acabar con ellos, los que nunca se descubrieron, atropellaron a los comerciantes de granos, los que tuvieron que reducir sus importaciones para no exponerse a que los terminaran obligando a cerrar y ser acusados de todo.

La consecuencia es que el frijol ha alcanzado precios jamás antes vistos

Al final quedarán en posesión de cascarones vacíos

Como señalamos, los golpistas del 79 iban tras ese objetivo de caerle encima a todo, y sus dos primordiales blancos fueron la banca y la agricultura. Y se tomaron los bancos por la fuerza, metiendo tropas en las instituciones, sentaron en ellas a sus allegados para que en cosa de pocos meses el sistema financiero cayera en bancarrota.

El botín se les esfumó en las manos…

Igual sucedió cuando ese régimen metió mano en alimentos básicos como el aceite comestible: en cuestión de semanas el abastecimiento "legal" desapareció, forzando a la gente a comprarlo en el mercado negro. Se decía entonces que los precios fueron fijados por los mismos que manipulaban la venta de aceite subterráneo.

La última imposición, elevar los aguinaldos, la clásica medida demagógica, está poniendo en serios problemas financieros a muchas medianas y pequeñas empresas, que pueden caer en bancarrota técnica y forzarlas a continuar reduciendo costos y empleo.