Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Si los ingenieros son incapaces, las construcciones se derrumban

En la situación por la que pasa el país hay un grave factor adicional: los nombramientos que corresponden a técnicos se otorgan a activistas políticos

Nadie se mete a diseñar y construir un edificio de muchos niveles y dimensiones sin ser versado en arquitectura, contar con ingenieros estructurales, construir cumpliendo normas, comprobar la resistencia de los suelos, usar materiales certificados, efectuar revisiones y pruebas… un mal diseño, un defectuoso cálculo, el uso de materiales de baja calidad, descuidos en los colados de concreto pueden llevar a que el conjunto colapse y mate a sus ocupantes.

Y no cumplir con normas y menos supervisar con todo celo son las causas de que las edificaciones de gobierno duren de terremoto a terremoto. Con cada nuevo sismo hay que reparar a profundidad o simplemente abandonar un edificio y comenzar de nuevo.

La administración, sea pública o privada, es una disciplina, mezcla de ciencia, arte y experiencia, que requiere mucho estudio, capacidad y responsabilidad para ejercerse, no campo de improvisados o ignorantes.

Hay profesionales de la administración, tanto pública como privada, como asimismo administradores que se especializan en actividades agrarias, hotelería, fabricación de componentes electrónicos, hospitales, servicios de transporte… y son numerosas las escuelas, universidades y centros que educan, adiestran, preparan y gradúan personas para que ejerzan de administradores en todo imaginable quehacer humano.

En un primer nivel se gradúan los administradores, para que luego muchos de ellos avancen a maestrías especializadas y doctorados.

Lo usual es que un joven graduado trabaje en una empresa para adquirir experiencia y conocimiento del mundo real, y luego vuelva a la universidad a completar una maestría o lo haga a distancia.

Y es la carencia de personal calificado, de administradores capacitados para manejar y dirigir entidades y sectores de la administración pública, que se ha caído en el desorden, despilfarro de recursos y pésimos servicios que caracteriza la gestión estatal desde que asumió el gobierno el previo régimen.

Un ejemplo es lo que sucede en Salud Pública, a causa de los pobres a la cabeza que no logran dar pie en bola, que van de error en error, de ocurrencia en ocurrencia, que no les cuadran los presupuestos, que no dan mantenimiento a equipos y estructuras, que no consiguen sistematizar la atención a los pacientes ni reducir los tiempos de espera que hay para todo.

Ser nombrado en un cargo oficial no concede sabiduría instantánea

La cosa no es sólo de soplar y hacer botellas, como tampoco el que alguien sea nombrado en un puesto ministerial y, de la noche a la mañana, por obra de un milagro se convierte en un sabio y eficiente administrador, que no necesita ni asesoría ni consejos de nadie.

En la situación por la que pasa el país hay un grave factor adicional: los nombramientos que corresponden a técnicos se otorgan a activistas políticos, que meten mano en dirigir y manejar sumidos en el limbo de los ignorantes. Y por eso es que, como decimos, los presupuestos no alcanzan para cerrar el año y los servicios van de mal en peor.

Nadie que pueda pensar y piense con sensatez va a poner en manos de inexpertos la intervención quirúrgica de un pariente cercano; en lo posible recurre a profesionales capaces con larga trayectoria.

Pero eso es lo contrario de lo que sucede en instituciones y entidades estatales: se entregan a personas sin capacidades ni experiencia, por el solo hecho de ser militantes del partido.