Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Los estudiantes sufrían de hambre en Venezuela

El mundo está lleno de desvergonzados que van tras tu dinero o tu apoyo o tu voto, ofreciéndote cambiar tu vida para lo mejor. No caigas con los mercaderes del "cambio…"

Por falta de dinero para sostenerlos, el régimen de Maduro devolvió a Nicaragua doscientos veinte becarios, suerte que espera, según los mismos estudiantes, a los más de mil doscientos jóvenes extranjeros que estudian en ese país. Estudian y de seguro son sometidos además a lavados de cerebro y entrenamientos como sediciosos, cumpliendo la práctica roja en todas partes donde usurpan el poder.

Los becarios y sus familiares declararon a los diarios y lo informaron en las redes sociales, que "sufrían problemas de abastecimiento de productos alimenticios, por lo que sus familias en Nicaragua tenían que enviar remesas para ayudarles a obtener productos como azúcar, aceite, leche y pollo entre otros, en largas filas en los mercados".

Una madre dijo que el reclamo de los jóvenes nicaragüenses, quienes en semanas anteriores pedían un aumento en su beca, podría haber causado la inesperada cancelación del programa con el que estudiaban allá.

Los becarios hablaron, dijo la señora, "con el viceministro de Educación en Venezuela y le explicaron la crítica situación que estaban padeciendo; que había unos que trabajaban mientras otros, pasaban días sin comer; lo plantearon al gobierno venezolano y fue después de eso que los llamó la embajada nicaragüense".

Sueños rotos, no sólo el de los jóvenes becados sino también el de los venezolanos, que ven cómo el paraíso comunista, la promesa del fulgurante porvenir, los sueños de la tierra en la que corren ríos de leche y miel, eran los desvaríos de un enloquecido, Chávez, que se gastó el ahorro nacional y llevó a la quiebra a Venezuela que es, paradójicamente, el país con las reservas energéticas más grandes del mundo.

Hay una advertencia que padres prudentes hacen a sus hijos: no sucumbas a los halagos de estafadores y de charlatanes, a los que te ofrecen pagar intereses más altos que los del mercado, a los que quieren venderte como oro lo que sólo brilla. El mundo está lleno de desvergonzados que van tras tu dinero o tu apoyo o tu voto, ofreciéndote cambiar tu vida para lo mejor.

No caigas con los mercaderes del "cambio…"

¡Bienvenidos al mundo de Petrocaribe y del socialismo del Siglo XXI!

Debería ser evidente, aunque en apariencia, para muchos no lo es, que el régimen de Maduro está en la última fase de la putrefacción, como cuando los que eran frutos apetecibles caen al suelo y se desintegran. Y las señales de estar llegando al punto del colapso son muchas, comenzando, desde luego, con los racionamientos y las revueltas de calle de la población. Véase:

---Varias aerolíneas van a suspender vuelos de y hacia Venezuela, por no recibir divisas para sostenerse;

---la creciente censura y represión contra los medios quiere tapar con un dedo, el descalabro que el país entero conoce;

---hay apagones continuos, comienza a faltar agua y artículos básicos de consumo, quieren racionar los alimentos como se impuso en Cuba hace medio siglo;

---la inflación monetaria ha iniciado la curva hacia la hiperinflación, cuando el dinero y, sobre todo, el salario de los empleados y trabajadores, mes a mes compra menos. En Nicaragua, con los sandinistas, el dólar llegó a valer doscientos MILLONES de córdobas; en Bolivia en una época dejaron de contar el dinero y pasaron a pesarlo…

¡Bienvenidos ilusos del mundo del Alba, a Petrocaribe, al socialismo del Siglo XXI, al "sueño bolivariano" del ahora difunto Chávez!