Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Les prestan para luego controlarlos y embargarlos

Se tiende la trampa, caen los países en la insolvencia y quedan a merced de lo que disponen las potencias o estructuras de los prestamistas. Y es entonces cuando se ven forzados a vender sus activos o dar concesiones

Cuando los deudores llegan al final de la pita, se ven forzados a vender hasta su alma, su dignidad y sus cuerpos a los acreedores.
Un analista de la situación internacional, Jacques Drapeau, narra el saqueo que está sufriendo Grecia como resultado de su previa irresponsabilidad “social”, sus endeudamientos para seguir con la fiesta de los políticos, su falta de visión para ver hacia adelante. Y así como nos llegó, la pasamos a nuestros lectores:
  
“...Grecia fue obligada hace un mes en Bruselas por Alemania y explícitamente por la canciller Merkel y Schauble, a vender sus mejores activos y propiedades, incluyendo sus principales aeropuertos, para resolver la crisis.

“Ahora nos encontramos que una firma alemana, que tiene como importante accionista al propio gobierno alemán, compró esos aeropuertos a una fracción de su valor real...”

Esa venta, prosigue Drapeau, es inválida a causa del conflicto de intereses que hay entre el gobierno que presiona y la firma a la que benefician con un negocio, manipulaciones que por desgracia tienen lugar en todo el mundo y se dan con frecuencia en esta tierra: los rojos cargan los dados y legislan para beneficiar negocios de sus allegados.

Los endeudamientos pueden ser forzados, como los que recibió El Salvador durante la guerra para comprar chatarra militar, o “voluntarios” en el sentido de que bancos y entidades internacionales corren con dinero para llenar las apetencias de políticos voraces.

Se tiende la trampa, caen los países en la insolvencia y quedan a merced de lo que disponen las potencias o estructuras de los prestamistas. Y es entonces cuando se ven forzados a vender sus activos o dar concesiones para explotar riquezas naturales, como sería el caso con la geotermia en El Salvador o la industria naviera griega controlando sus puertos.
 

Aconsejan las buenas mamás:
no gastes más de lo que ganas
 

 ¿Es que existen, como desde hace décadas se insiste, enormes depósitos de gas natural en el Golfo de Fonseca o frente a nuestras costas, que pasarían a control de otros? De hecho los socialistas griegos desde los Papandreu, padre e hijo, mordieron el anzuelo para que al cabo de unos años Grecia se derrumbara.

Y lo mismo puede estar sucediendo a España e Italia, que recibieron dinero a raudales sin darse cuenta de que al cabo de un tiempo su soberanía estaría en manos de los grandes bancos del norte.

En el caso de España, las recetas que les han dispensado sus acreedores son lo opuesto a lo que tendrían que hacer para salir de la dificultad: en lugar de bajar impuestos y desregular la economía como hizo Reagan, para corregir el desastre que heredó de “derechos humanos” Carter, los han forzado a subir impuestos, con lo que muchos pequeños negocios han tenido que cerrar y españoles han perdido su empleo.

Con los impuestos el gobierno español, como sucede en parte con los griegos, continúa manteniendo la enorme burocracia creada durante los años de las vacas gordas, gastos que benefician a los políticos, sus parentelas y sus amigatelas. Y en cualquier bar de Madrid se oye a los parroquianos sacar a luz el caso de funcionarios retirados a los que continúan manteniéndoles escoltas y privilegios, como aquí con el funesto depravado.

Las buenas mamás aconsejan a sus hijos no gastar más de lo que ganan y siempre ahorrar para malos tiempos.