Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las pensiones no son cuchubal para que los rojos se las roben

Una ley o esquema que permita a "el Estado" caerle encima a los dineros de los ahorrantes de las AFP sentaría el precedente para que un mal día el gobierno de turno disponga cogerse una parte o todo de los depósitos bancarios.

Medidas que ayuden a más de treinta millones de estadounidenses para ahorrar dinero para su retiro propondrá el presidente Barak Obama en sus próximas iniciativas presupuestarias, incluyendo la incorporación automática en cuentas individuales de jubilación, además de facilitar a los trabajadores conservar ese dinero aunque cambien de empleo.
 
Reuters informa que el Secretario de Trabajo, Tom Pérez, expuso parte del plan antes de viajar al Valle del Silicón para reunirse con inversionistas en nuevas empresas y ejecutivos de sectores tecnológicos, para incrementar los ahorros de los trabajadores.

El mercado de trabajo de Estados Unidos está transformándose, prosigue Reuters, debido al crecimiento de la “economía de la demanda”, una economía que se adapta rápidamente a las cambiantes demandas de los consumidores, lo que a su vez dinamiza la movilidad laboral.
Y ello, como es natural, plantea nuevos retos para los ahorros que haga cada laborante para su jubilación.

Más y más empleos, se señala, son desempeñados por personas que trabajan por su cuenta, inclusive desde sus casas o agrupándose en pequeñas oficinas.

Esa multiplicidad y enorme movimiento de ahorros hace que los mecanismos usuales que tienen los gobiernos para regular y cuidar los aportes a los fondos de pensiones, no sean capaces de adaptarse a lo que es un constante cambio en la situación de cada trabajador.

Y la mejor solución no es incrementar regulaciones y la consiguiente burocracia para implantarlas, sino diseñar un plan que fomente el ahorro individual en cuentas, inversiones y depósitos.

Es el paso preciso de un sistema estatal de reparto, que opera como un gigantesco cuchubal y que esta al borde de la bancarrota en casi todos los países incluyendo los europeos y los Estados Unidos, vaya siendo sustituido por fondos de pensiones que cuidan los ahorros de cada trabajador como lo que son: un patrimonio individual, no dineros “de la colectividad”.
 

Comenzarían con las pensiones
para terminar cargándose todo
  

 Los Estados Unidos marchan hacia la corrección del fracasado esquema potenciando las cuentas individuales, mientras el grupo en el poder en El Salvador no cesa en sus intentos por “robarse” los ahorros de los trabajadores, como denunció el presidente de ANEP, Jorge Daboub.

Las AFP en ese sentido operan como un banco de ahorro, que recoge y custodia el dinero de sus depositantes. Y así como cada cuenta de un banco es propiedad del ahorrante o de quien hizo el depósito, cada cuenta de ahorro de las AFP tiene dueño con nombre y apellido, y cada cuenta es distinta del resto.

Una ley o esquema que permita a “el Estado” caerle encima a los dineros de los ahorrantes de las AFP sentaría el precedente para que un mal día el gobierno de turno disponga cogerse una parte o todo de los depósitos bancarios.
      
Esto es precisamente lo que pasó en Cuba, donde nadie puede depositar dinero a una cuenta suya porque ni hay bancos ni existe la posibilidad de hacerlo. Al llegar los castristas al poder simplemente se robaron todo el dinero de los bancos y las instituciones financieras.

Los trabajadores salvadoreños, como todos los que tienen cuentas en las AFP al igual que todos los que guardan su dinero en los bancos, deben oponerse por todos los medios lícitos a su alcance, al intento de los rojos de embolsarse las pensiones. Comienzan con las AFP y van a terminar con tus bienes y vivienda.