Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las alegres e ilusorias cuentas de las ganancias perdidas

Si no han podido hacer andar una obra terminada, ¿qué podrían haber hecho con la geotermia? ¿O imaginan que es de hacer un agujero en el suelo y conectar una turbina para ganar los mil millones que ahora reclaman?

Iba alegre la lechera camino del mercado haciendo cuentas de lo que compraría con el dinero de la venta de leche… hasta que tropezó, cayó al suelo el jarro, se desparramó la leche y se esfumaron los sueños, cuenta Samaniego en una de las fábulas que oímos de niños.

Los de CEL están haciendo cuentas alegres con ganancias imaginarias, lo que ha dado pie para un juicio infame contra un grupo de personas honorables y una multinacional líder en el campo de la geotermia.

Según la acusación, las ganancias que ha obtenido ENEL desde que entró como socio estratégico del país para desarrollar la explotación de la geotermia son ilícitas, "un robo al pueblo salvadoreño", ya que --aplicando de manera retroactiva un fallo de la Sala de lo Constitucional-- la concesión no debió haberse autorizado sin que fuera aprobada por la Asamblea Legislativa, pese a que previas legislaturas sancionaron el marco legal que sirvió de base para el acuerdo.

Pero como en los sueños de la lechera, sin ENEL no habría ni LaGeo ni ganancias de ninguna naturaleza, por el simple hecho de que el país no cuenta con la tecnología ni con el capital ni con la experiencia para desarrollar nada de importancia en ese campo.

Tampoco esos calores del subsuelo se habrían conservado, como los piratas que enterraban sus tesoros para regresar más tarde a recuperarlos. Una de las maravillas de la geotermia es que se trata de energía limpia que se renueva todo el tiempo y, por lo mismo, no se puede guardar ni tiene sentido hacerlo. En todos estos años ENEL legítimamente obtuvo sus ganancias como también el país logró grandes beneficios hasta antes del desvanecimiento que tiene lugar desde hace rato en detrimento de los salvadoreños.

Van de torpeza en torpeza sin dar pie con bola

¿Que El Salvador habría podido desarrollar la geotermia y quedarse con los frutos de esa explotación? El planteamiento es de risa, considerando la incapacidad del grupo de gente que viene fungiendo en el sector eléctrico desde poco después de asumir la presidencia Antonio Saca.

Y la prueba de esa incapacidad es el caso del Puerto de La Unión, en abandono pese a que el actual régimen lo recibió terminado y listo.

¿Cuánto dinero, ganancias reales de poner en operación el puerto, de potenciar la zona oriental como fue el objetivo, de toda la actividad económica que generaría, han perdido el país y la hacienda pública porque el régimen no tiene las entendederas, la capacidad ni la voluntad de hacer buen uso de lo que está allí en abandono y deteriorándose?

¿Se puede esperar que más tarde se enjuicie a los responsables de dejar perder una gran obra, tomando en cuenta los beneficios que se dejaron de percibir?

Si no han podido hacer andar una obra terminada, ¿qué podrían haber hecho con la geotermia? ¿O imaginan que es de hacer un agujero en el suelo y conectar una turbina para ganar los mil millones que ahora reclaman?

Gracias a la concesión hecha a ENEL es que nuestro país no se vio confrontado con escasez de producción ni con los altos costos de la generación térmica. El incremento de la capacidad generadora contrasta con los intentos fallidos de CEL como organismo, organismo en manos de gente no idónea ni profesional ni ética, que "no dan pie con bola", van de torpeza en torpeza.