Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Invite la dirección de la PNC a periodistas a visitar la DAN

Hagan el recorrido, director y subdirector, para desmentir a quienes propagan falsedades. De una vez por todas que nadie ande diciendo que en El Salvador las cárceles son tan horrendas como las de Cuba

De una vez por todas el director y subdirector de la PNC deben invitar a periodistas a visitar las bartolinas de la DAN para desvirtuar lo que se ha venido diciendo: que los reos están en condiciones infrahumanas; que las celdas están llenas de bolsas con excrementos, vómitos y orina; que los detenidos solamente una vez al día tienen permiso para usar los servicios cuasi sanitarios; que la ventilación es pésima.

Si la gente normal saca a sus perros al jardín dos veces por día, las autoridades de justicia y seguridad, si se cree lo que pregonan, no van a tolerar que a los reos se les nieguen esas facilidades.

A menos en la teoría, no se puede esperar que los comunistas en estas tierras, que durante doce años "lucharon a sangre y fuego por la justicia y los derechos humanos", permitan lo que asegura la vox pópuli: que las bartolinas de la DAN son un infierno, pero que a la vez son un jardín paradisíaco en comparación con las de Montserrat y las del interior del país.

Hagan el recorrido, director y subdirector, para desmentir a quienes propagan falsedades. De una vez por todas que nadie ande diciendo que en El Salvador las cárceles son tan horrendas como las de Cuba.

Es claro que contar con un sistema penitenciario que sin ser el Ritz de París no sea un estercolero, no es una de las prioridades; los viajes de la nueva clase, sus vehículos suntuosos, las cenas y regalos navideños de los diputados tienen precedencia, como tiene prioridad sostener la enorme burocracia parasitaria que carga sobre la Nación.

Este gobierno, que se ufana de ocuparse de los pobres y los necesitados, debe reconocer que hasta los reos tienen derechos y por lo mismo procede replantearse con asistencia externa y recurriendo a profesionales capaces, todo lo concerniente al sistema carcelario.

Construir, reparar, acondicionar, mejorar instalaciones, ampliar facilidades no es lo fuerte de los rojos, como lo demuestra el caos de Sitramss. Pero instalar tuberías de PVC y tanques de agua para reserva en recintos penitenciarios podrían hacerlo los mismo reos. Y ya que la Comunidad Europea va a asignar fondos de cooperación y antes de que esos recursos se desvíen para "despilfarro corriente" (lo que antes se denominaba "gasto corriente", las erogaciones para sostener el funcionamiento estatal), pueden los donantes considerar una partida para el sistema carcelario y enviar al país supervisores para comprobar que los fondos se usan correctamente.

¿Se hunde el país sin remedio

en la barbarie y la crueldad?

El combate contra la criminalidad es un muy complejo tema donde los rojos están fallando, en parte por esa dualidad de perseguir a las pandillas pero al mismo tiempo recurrir a ellas durante los períodos electorales.

Lo que sucede dentro de las cárceles y lo que la gente piensa que es el horror de las bartolinas de la DAN es un problema que incide negativamente en la creciente violencia.

¿Adónde queda la supuesta reivindicación de los derechos humanos por la guerrilla?, es otro de los grandes misterios, más recordando que a las personas que secuestraban, todos gente inocente, gente de bien, las metían en pozos todavía peores que la opinión pública dice de las bartolinas de la DAN, aun después de firmados los acuerdos de paz de 1992.