Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ya inicia la campaña electoral y tras los candidatos va el partido

El candidato cuenta pero lo que después vale es la clase de partido que asume el poder, las políticas que propicia y la honestidad o falta de ella que se impone

La campaña electoral —y en estos dorados tiempos se pasa de campañas permanentes a oficiales— está por coger fuerza, habiéndose nominado los candidatos de los principales partidos: ARENA, los comunistas y los satélites.

El candidato es el portaestandarte, quien con su personal proyección, su simpatía, su capacidad de comunicarse y también su habilidad para engañar y disimular, define resultados. Y los resultados, con frecuencia, son calamitosos, como lo demuestra la reciente victoria de la Roussef en Brasil: una mujer poco capaz, venal y fanática, que cobijó una gran corrupción, pudo sobreponerse a lo que el buen sentido recomendaba.

El candidato cuenta pero lo que después vale es la clase de partido que asume el poder, las políticas que propicia y la honestidad o falta de ella que se impone. Y ahora lo que por un error de cálculo de la derecha van a prevalecer, los "concejos plurales", puede llevar a una parálisis de la gestión municipal en muchas de las ciudades del país, como bien lo señala el alcalde Salgado, de San Miguel.

Los comunistas con frecuencia designan como candidatos a personas más o menos conocidas que la masa no necesariamente los vincula con ellos. Son los tontos útiles. Y allí se menean de un sitio a otro regalando peluches o balones de fútbol, besando a niños y ofreciendo maravillas, como sucedió con el previo candidato a la presidencia.

Pero una vez que alcanzan su objetivo, lo que cuenta son las directrices del partido, el manoseo de los presupuestos, la corrupción que se propicia, los altos endeudamientos y, al final, cuando salen, el saqueo de bienes municipales.

Eso ocurrió con la alcaldía de San Salvador hace dos períodos: el alcalde entrante se encontró con una montaña de deudas, con un ejército de activistas a sueldo del municipio pero al servicio del ahora partido oficial, y casi sin equipos ni muebles pues los rojos habían cargado con todo eso.

Y allí está la flotilla de camiones chatarra comprada en condiciones misteriosas, como el hecho de que, en ese vergonzoso período, la ciudad era un enorme basurero lleno de prostíbulos.

En cierta manera aplica lo de lobos cubiertos con piel de corderos…

El mercadeo político actual y la promoción de sinvergüenzas

Sobre los concejos plurales el candidato de ARENA por la alcaldía de Santa Tecla, Roberto D'Aubuisson, dice que siempre ha participado en entidades donde prevalecen las discrepancias y diferencias políticas, por lo que podrá manejar lo que se viene ahora.

Pero una cosa es cuando hay discrepancias, diferencias de posturas y discusión abierta y pública, y otra cuando una de las partes se propone sabotear, entorpecer y fastidiar por el prurito de impedir que se haga algo de positivo.

Y los efectos que eso tenga sobre una comunidad les importa poco o nada, pues de ser así ya habrían enmendado sus políticas. Y que no enmiendan ni aprenden lo demuestra el estribillo de los "cambios profundísimos…"

La gente debería ver detrás del velo, indagar quiénes acompañan a cada candidato y cuál es su historia y sus éxitos o fracasos. Pero las técnicas de mercadeo político, de engaño, de embobamiento han llegado a tal grado de eficiencia, que un individuo como Evo y un demagogo como Correa se han venido perpetuando, como se habría perpetuado Chávez si el buen Dios no se apiada de Venezuela…