Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

No hay suficientes maestros para enseñar inglés en escuelas

Mejor es que nuestros jóvenes y adultos aprendan y practiquen el inglés para trabajar, entenderse y continuar educándose, a no contar con esa valiosa herramienta

Difundir más el estudio del inglés en el sistema educativo nacional señaló la Asociación de Colegios Privados (ACPES) para que los jóvenes "salgan con buen dominio de ese idioma y sean más competitivos" al incorporarse al mundo del trabajo.

Por hoy, y en el previsible futuro, el inglés será la "lingua franca", el idioma más hablado internacionalmente y la forma de comunicarse de viajeros, pilotos, médicos, técnicos y personas cuando ninguna de ellas habla el idioma del otro.

Además palabras inglesas sirven para denominar lo que se hace en computación, entrar y participar en las redes sociales y del conocimiento, desarrollar programas y bautizar técnicas o actos nuevos, como cuando se denominó "desktop", escritorio, al campo general de contenidos de una computadora personal.

Es obvio que muchas de esas expresiones se traducen, como "download" para denominar el acto de trasladar un programa de un sistema a otro.

Y mejor es que nuestros jóvenes y adultos aprendan y practiquen el inglés para trabajar, entenderse y continuar educándose, a no contar con esa valiosa herramienta.

El problema, se señala, es la falta que hay en nuestro país de personas que hablen inglés y, además, puedan enseñarlo, sea como una actividad secundaria, agregada a sus tareas normales, o como un quehacer permanente.

A ello se agrega el que muchos maestros, que dicen poder hablar y enseñar inglés, al entrevistarlos no entienden lo que se les dice ni pueden responder en inglés, fenómeno muy común en los idiomas: sólo un porcentaje de los que dicen hablar otro idioma, sea chino, italiano o sueco, lo hablan más allá de conocer unas cuantas frases muy sencillas pero que apenas sirven para comunicarse.

Y, para colmo, las autoridades de Educación están siendo forzadas a perder recursos y perder tiempo, ellos y sus alumnos, tratando de enseñar náhuatl, una lengua que carece de literatura propia y que apenas la hablan un par de cientos de individuos en este territorio.

Nadie concibe que, en el Valle del Silicón o en Corea del Sur, haya una gran demanda de ingenieros y técnicos que se comuniquen en náhuatl... su uso se reserva para cuando funcionarios del ministerio visitan una escuela y los pobres niños tienen que cantar el himno nacional en náhuatl.

ACPES señala otro problema: los colegios privados no pueden elevar sus colegiaturas a menos que la mayoría de padres de estudiantes lo apruebe.

Con una computadora por alumno pueden los niños aprender

Pero eso es difícil lograrlo en estos tiempos de creciente crisis, cuando muchos niños tienen que dejar los colegios porque sus padres están sufriendo, como el país entero, el deterioro de sus ingresos.

Pero no todo está perdido...

Como el jefe del Ejecutivo ofreció dotar, al plazo más corto, de computadoras a las escuelas del país ---una por alumno---, no sería difícil transmitir clases de Inglés sin que los profesores estén presentes lo que, además, permitiría contratar a numerosas personas para que, en sus momentos libres, graben cursos y puedan medir el progreso de sus alumnos.

Inglés e inclusive náhuatl, o al menos mientras se establezca que en el Valle del Silicón no hay demanda de ingenieros que lo dominen.

Muchos de nosotros hemos tenido la experiencia de ver cómo niños, desde los cinco años, van aprendiendo inglés en sus tabletas...