Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Habrá milagro que multiplique los recursos de Educación?

La educación está nadando contra corriente ante la amenaza de las pandillas y el miedo, ese terror que, como en el caso del Megatec, de La Unión, provoca la deserción de jóvenes

"Entonces mandó a la gente recostarse sobre la hierba y tomando los cinco panes y los peces, levantó los ojos al cielo, bendijo y partió y dio los panes a los discípulos y los discípulos a la multitud..." (Mt. 14:19)

En el nuevo presupuesto todos los rubros de Educación han sido recortados, pero el ministro del ramo ofrece continuar con los programas, dotar de computadoras las escuelas, construir dos grandes centros escolares modelos aptos para fotografías de propaganda…

Se apuesta por edificar esas dos escuelas versus reparar o adecuar los más de tres mil centros dañados, que tienen problemas de seguridad, están con techos podridos, les falta mobiliario y se les debe salarios a muchos maestros del sistema.

Pero siempre pueden ocurrir milagros como el de los panes y los peces, o el vino de las Bodas de Caná.

Siguiendo la costumbre, el régimen ofrece el oro y el moro, afirmando que "en un tiempo", o "antes de finalizar su gestión" o "al aprobarse nuevos créditos" todo será mejor y habrá abundante nueva inversión.

Pero no hay dinero ni cuenta el régimen con una estructura profesional, de técnicos y constructores experimentados, de administradores capaces de manejar y vigilar el uso de recursos, que pueda hacer realidad la promesa.

El Sitramss y el abandonado Puerto de La Unión (a lo que ahora debe sumarse el Megatec, también de La Unión, otro proyecto que está derrumbándose por la inepcia) son la realidad que contrasta con los paisajes que pintan los rojos.

¿Por qué no hay recursos a pesar de los multimillonarios préstamos y al saqueo fiscal que ha incrementado los ingresos del régimen?

La causa es doble: por un lado la incapacidad para manejar recursos y las fugas de los mismos, esos dineros que se privatizan yendo a bolsillos políticos como lo atribuyen al "chico del Ferrari", mientras por el otro, por el enorme peso de los mantenidos, los treinta y tantos mil de las nuevas plazas, que no consumen, sino devoran y además estorban el trabajo de lo que queda de buenos empleados en oficinas y ministerios públicos.

Una etapa vital, esplendorosa, es pesadilla en nuestra tierra

El ministro puede considerar dar nueva vida al programa de Educa Hoy, un programa premiado a nivel internacional, que involucró a maestros, alumnos, padres de familia y comunidades en lo atañero a la enseñanza de cada ciudad y zona del país.

Con una estructura de esa clase, se podrían asignar a las escuelas los fondos para que se usen en reparar y remozar centros escolares "sin que alguien se los quede".

Y para organizar ese esfuerzo, es seguro que Casalco y otras gremiales cuentan con miembros que, gustosamente, echarían el hombro ad honorem, como parte de los esfuerzos sociales que muchísimas entidades del sector productivo realizan.

La educación está nadando contra corriente ante la amenaza de las pandillas y el miedo, ese terror que, como en el caso del Megatec, de La Unión, provoca la deserción de jóvenes.

Lo que en la mayoría de países de mundo es una etapa en la vida de alegría, de descubrimiento, de amor y amistad compartidos, de esperanzas que van poco a poco convirtiéndose en realidades, los años de la niñez , la adolescencia y la primera juventud, es más y más pesadilla en El Salvador y en la región.