Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La gente necesita ser informada del desastre en que hemos caído

Es campaña limpia y necesaria, esencial, decir a la gente el estado de penuria a que han llevado a El Salvador, penuria aparejada con corrupción e incapacidad para hacer bien las cosas

Los enormes atascos de ayer lunes y el desorden generado por el Sitramss, un proyecto descabellado que el régimen impone por la fuerza sobre la ciudad, demanda que la oposición política y ARENA expongan al país los graves perjuicios que la incapacidad y la terquedad están causando.

Ya no hay lugar para campañas positivas, a lo Madre Teresa, dejando de lado exponer los costos y el engaño del partido en el poder que, echando mano de presupuestos públicos, alardea de sus "grandes obras", al mismo tiempo que en blogs y en campaña directa continúa propagando el odio de clases y mintiendo.

Las "grandes obras" son una computadora por alumno en escuelas con los techos derrumbándose, cuando no hay presupuestos para enseñar, mantener comprar conectividad. Alardean de la entrega de uniformes mientras deben dinero a los talleres que los elaboran, dan cheques a los ancianos que sólo se entregan cuando hay foto, un vaso de leche que es más negocio de los arrimados que beneficio para los escolares...

La gente está despertando a la realidad del desastre causado por Funes y el actual régimen, pero no miden aún la magnitud del perjuicio ni lo que va a costar al país pagar las deudas con que tantos se están enriqueciendo y hacen millonarias inversiones "con sus ahorros".

La oposición debe decirle a los salvadoreños, lo que a cada uno le tocará pagar, a cada uno y a sus descendientes, de los dineros que están usufructuando los capitostes del régimen.

La oposición debe informar a la gente sobre el inmenso daño que al gran San Salvador y al país está causando el descabellado sistema del Sitramss, incluida la destrucción de las vías alternas.

ARENA y su candidato deben aclararle a la ciudadanía cómo el candidato oficialista está usurpando áreas verdes y zonas de reserva ecológica de Nuevo Cuscatlán, los lotifica y ya ha vendido unos a individuos que no aclaran dónde obtuvieron el dinero para esas compras.

¿Es gran obra el que pacientes, tengan que dormir en el suelo?

La oposición debe recordar a los capitalinos el desastre del previo paso de los comunistas por la comuna, comenzando por los negocios turbios, pactos con mafiosos canadienses, compras amañadas, uso de dineros municipales para sostener activistas del partido y el endeudamiento.

Nadie en su sano juicio quiere otra reina de la basura en la alcaldía de San Salvador...

ARENA y la oposición deben remachar la calamidad que sufre el sistema de salud, con hospitales desabastecidos de medicina, recortes de fármacos incluso a niños con hemofilia, pacientes que duermen en el suelo, burla a la gente que no tiene otra alternativa que recurrir al Hospital Rosales en busca de cura.

Y a eso se suman las interminables esperas para cirugías, en dolencias que se deben atender de inmediato para salvar la vida.

Los propagandistas hablan de sus grandes obras, pero entre esas grandes obras no está reparar equipos vitales de los hospitales (como la lavandería, los aires acondicionados de los quirófanos, los elevadores, los aparatos de rayos equis, etc...)

Tampoco la oposición está defendiendo con vigor los ahorros de los trabajadores, dineros que los comunistas quieren para sí.

Es campaña limpia y necesaria, esencial, decir a la gente el estado de penuria a que han llevado a El Salvador los comunistas en el poder, penuria aparejada con corrupción e incapacidad para hacer bien las cosas.