Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La familia y los principios son la base de buenas sociedades

El patriotismo se fundamenta en el apego a la verdad, en la devoción por los buenos principios, en la entereza frente a la adversidad

María Alicia de López Andreu siempre encanta por su patriotismo, su racionalidad, por el suave manejo que hace de la ironía --ese gran recurso literario para penetrar en mentes y ámbitos cerrados--, al igual que es admirable su perseverancia en querer sacar el país del negro agujero de la corrupción, la incapacidad y el cinismo en que está ahora sumido.

El tema que trató el domingo, la cumbre presidencial celebrada en Panamá, contrasta las pobres y mezquinas posturas del mandatario salvadoreño defendiendo a ultranza dos dictaduras que han hundido en la miseria a sus pueblos, con las posiciones positivas y sensatas de los no alineados, valga la comparación, con el chavismo y la demencia colectiva.

En su artículo, María Alicia contrapone las diatribas y el odio organizado de la izquierda, con lo que la otra cumbre paralela, la del encuentro empresarial centroamericano, en busca de cooperación, proyectos e ideas para potenciar el desarrollo económico y, por lo mismo, humano en la región.

María Alicia es incansable en su defensa de la familia, de los principios morales y cívicos que sustentan las sociedades libres y tranquilas, de lo que se fundamenta en las decisiones libres de la gente. En una previa nota dice:

"Para mí, la familia tiene importancia capital; es, verdaderamente, la base de la sociedad. Daré mi voto a quienes la defienden, promueven y buscan los medios para fortalecerla. Eso incluye la defensa del matrimonio entre un hombre y una mujer así nacidos y la defensa de la vida, desde su concepción hasta su final natural, a fin de otorgar a cada niño un hogar que le provea de amor y protección, donde reciba la educación y formación que harán de él un buen ciudadano...

"...la familia requiere de un ambiente propicio para su buen desarrollo: que los padres puedan acceder a aquellos trabajos para los cuales están capacitados, porque hay empleo suficiente y de calidad; que esos padres puedan laborar con tranquilidad, sabiendo que sus hijos están bien cuidados en la escuela, donde reciben una educación de excelencia y tienen maestros capaces y ejemplares. (que haya en el país) un ambiente en el que todos transiten libremente, sin temor a ser víctimas del crimen..."

No hay que desconocer

los logros de previos tiempos

María Alicia lucha contra la permanente tergiversación que se hace de la realidad nacional, en beneficio de las prédicas del odio y la división de clases. Al recordar los años de ARENA, entre otras cosas dice:

"...hubo (durante la presidencia Flores) mejoría importante en rubros como la cobertura urbana del agua potable, construcción de carreteras y mantenimiento de toda la red vial, edificación de viviendas permanentes y reconstrucción y mejoramiento de 4,031 escuelas, esto último sólo en la época de Francisco Flores... a quien debemos el habernos levantado después de dos terremotos..."

El patriotismo se fundamenta en el apego a la verdad, en la devoción por los buenos principios, en la entereza frente a la adversidad. Y María Alicia, que sufre de quebrantos de salud pero que se mantiene con su espíritu fuerte, lleno de nobleza y bondad, es un ejemplo para todas las víctimas de la adversidad en estos momentos de barbarie, de odios, de engaño.

Que Dios la proteja en su cruzada por la verdad, la familia y la Patria.