Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Faltan alcohol y medicinas en hospitales venezolanos

Una de las quejas es contra cerca de treinta y cinco mil cubanos disfrazados de médicos que se han apersonado en Venezuela y, a causa de ello, han quebrado el sistema oficial de salud

"Nosotros, los médicos, estamos en lucha porque nuestra salud está en crisis. Los pacientes sufren en vista de que no contamos con insumos, de que los hospitales están caóticos, de que no tenemos cómo tratar a nuestros pacientes… pedimos mayor seguridad dentro de los hospitales, queremos que el paciente no tenga larga espera ni larga estancia dentro del hospital… en muchos hospitales no tenemos algodón, alcohol, no tenemos jeringas con qué trabajar…"

La protesta, nos adelantamos a agregar, no es de médicos salvadoreños que están sufriendo similares problemas, sino de médicos venezolanos que se están manifestando por las carencias del sistema de salud, la falta de medicamentos, la falta de insumos y todo el descalabro que está victimizando a los venezolanos, a quienes les falta casi de todo como resultado de la implantación del "socialismo del siglo XXI".

Los médicos se congregaron en la plaza Venezuela de Caracas, donde de inmediato decenas de policías "bolivarianos" los rodearon para impedir que marcharan hacia la vicepresidencia del país, a entregar un manifiesto que recogía sus demandas junto a exigencias a favor de los enfermos.

Y una de las quejas es contra cerca de treinta y cinco mil cubanos disfrazados de médicos que se han apersonado en Venezuela y, a causa de ello, han quebrado el sistema oficial de salud.

La denuncia es que esos individuos son activistas políticos, grupos de choque, y no médicos; se trata de matones para apuntalar al régimen chavista, "modelo para América y el mundo", que se está desmoronando.

Los sufrimientos de la gente y la opulencia de los jerarcas rojos

Los médicos que protestan declararon que el gobierno engaña al público diciéndole que ciertas enfermedades, como el mal de Chagas y el dengue, están bajo control, pero la realidad es otra, precisamente por la falta de medicamentos y de tratamiento en los hospitales. En palabras de un especialista, aún se sufre de malaria y Chagas y la tuberculosis siguen vivos; "sencillamente nos encontramos al borde del precipicio…", dijo.

La carencia de medicinas se origina, en gran parte, porque los fabricantes venezolanos no reciben divisas, dólares, para importar materias primas, equipos e inclusive el pago de derechos de fabricación, para elaborar los fármacos. De allí que falte toda clase de medicamentos.

O, en palabras de la directora de "Senosayuda", una organización asistencial, María Consuelo Monsant, la suya y otras organizaciones manejan una lista con más de 60 tipos de medicamentos que no se consiguen, sin contar los oncológicos. Entre éstos se halla la ciclofosfamida, indicada para tratar linfomas, mielomas, leucemia, cáncer de seno, de útero y otros.

El desabastecimiento es el resultado de las grandes pensadas de los chavistas, quienes al perseguir a los productores, saquear la economía, forzar cierres de empresas, imponer controles de precios y manipular la moneda, han quebrado al país, ahora tremendamente endeudado.

O, como se dice, la miseria pública y el desastre general, contrasta con el enriquecimiento personal de los jerarcas del régimen, comenzando por la familia inmediata del difunto Chávez, cuyos miembros son ahora dueños de casas y terrenos de gran valor.

La creciente falta de alimentos, ha vuelto endémicas las protestas en Caracas y el resto del país, manifestaciones que se reprimen a balazos y palos.