Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

A falta de ideas y soluciones, sale con amenaza

Es muy válido que un país donante, que además apoya en numerosos campos a El Salvador, indague sobre los destinos que se dan a sus donativos, la misma pregunta que se hacen y plantean muchísimos salvadoreños

N

ingún diplomático debe tomar muy a pecho los airados reclamos de la señora presidenta de la Asamblea por lo que ellos digan o señalen, y esto por dos motivos:

—el primero, que por falta de ideas, propuestas constructivas, de adelantar soluciones a la grave problemática nacional, la diputada presidenta sale con cortinas de humo y descalificaciones, lo que caracteriza al partido en el poder;

—lo segundo, que los comunistas no consiguen superar su recelo (o rechazo) de lo que es civilización, sociedades libres, cultura y las nobles tradiciones de Occidente. Son ciegos al esplendor humano, espiritual y material de las grandes naciones democráticas, creyendo siempre en los mitos y odios marxistas, lo que les lleva a desconocer que fue gracias a la tradición filosófica e intelectual de Alemania que Marx pudo elaborar sus diabólicas doctrinas.

El impropio reclamo de la diputada encaja con sus embestidas a la libre expresión, sus ataques al sector productivo, las presiones y escándalos que victimizan a gente inocente; el mensaje es que la bancarrota nacional "es culpa de los que no se suman al liderazgo comunista".

Con esas cortinas de humo la oligarquía marxista pretende tapar su incapacidad para combatir las bandas criminales, el desplome de los servicios públicos y envenenamiento de pacientes, al igual que el hecho de que vamos en un curso imparable a la insolvencia. "Regañan" para tapar el que El Salvador está al borde de convertirse en un Estado fallido.

Es muy válido que un país donante que además apoya en numerosos campos a El Salvador, indague sobre los destinos que se dan a sus donativos, la misma pregunta que se hacen y plantean muchísimos salvadoreños: cuál es el uso que se da a las enormes cantidades de dinero que se recaudan, ya que no hay obra importante realizada y además las funciones normales del Estado no se cumplen con la eficiencia y oportunidad debida.

Igual pueden preguntarse aquellos que ahorran para su retiro y les pagan intereses por debajo de las tasas de mercado: ¿a dónde va a parar ese dinero?

Preguntar es lícito y debería agradecerlo cualquier funcionario honesto, pues le alerta a lo que se dice en todos los ámbitos. La pregunta es un síntoma, una señal, un llamado de alerta.

Mientras más libre un pueblo, mejor marchan las cosas

Los observadores externos, diplomáticos y ciudadanos críticos son el principal contrapeso a los abusos de poder, a la ceguera institucional, a lo errado o ruinoso de políticas y actos estatales.

El hecho de que importantes diarios británicos y Clarín califiquen a nuestro país como "el más violento del planeta", con base en reportes de Insigth Crime, la revista especializada en crimen organizado en las Américas, comprueba que los rojos no están engañando a nadie que tenga los ojos abiertos.

Si un gobierno es incapaz de proteger a la población de la criminalidad es que no se ocupa de su función esencial, aunque ande en mítines montados a dedo o regalando a unos pocos miles paquetes de semilla.

Es imposible poner gendarmes, auditores y fiscales detrás o al lado de cada individuo que maneja fondos públicos; es imposible pero en parte innecesario cuando hay transparencia, espacio para la crítica, libertad de expresión.

Libertad de expresión para todos, desde los padres de la Patria que despotrican, hasta opositores, diplomáticos, periodistas y gente de la calle. Mientras más libre es la gente para hablar, mejor marchan las naciones.