Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Se extenderá en la Región "la Primavera Guatemalteca"?

En Guatemala todo inició al formarse una comisión investigadora de ilícitos, con apoyo de Naciones Unidas, la que muy pronto ha ido desmadejando al monstruo

Queda por ver si los eventos en Guatemala son el detonante de una “Primavera Centroamericana”, una rebelión pacífica pero masiva contra corruptos, déspotas, desgobiernos y la calamidad general, un rechazo a los abusos que ladrones y dictadores perpetran.

Por ahora el presidente Pérez Molina rehúsa entregar el mando, pese a que todos los hilos de la investigación conducen a él. Pero varios de sus allegados, incluyendo a la exvicepresidenta Roxana Baldetti, están bajo indagación, enjuiciados y algunos encarcelados.

Y lo que esperan los guatemaltecos es que sus corruptos terminen tras las rejas.

La indignación ciudadana se manifiesta en masivas marchas de protesta, gentíos frente a la Casa de Gobierno, denuncias en los medios, investigaciones diversas. Se dio el caso de un funcionario que abordó un avión hacia Panamá, que de inmediato suscitó la protesta del resto de pasajeros, quienes intentaron impedir que la aeronave despegara mientras el sujeto estuviera dentro. Después de dos horas el avión partió hacia Panamá, pero al llegar, las autoridades de ese país esperaban al sinvergüenza...

Y eso sucede siempre: “cuando los barcos comienzan a hundirse, las ratas son las primeras en abandonarlos”.

La corrupción en Guatemala no tiene nada de innovador, ya que se trata de los delitos de siempre: sobornos, tráfico de influencias, tajadas en las obras, uso de materiales de inferior calidad al construir, nombramientos de cómplices en dependencias, traslados de partidas presupuestarias de un lado a otro hasta “privatizarlas”, uso de fondos públicos para crear infraestructura utilizada por negocios privados, como sucede aquí con el Sitramss.

Y queda por establecer si en la fiesta han participado regímenes como el brasileño, que han venido tolerando la corrupción y el pago de sobornos a través de sus quintacolumnistas, pues sus políticos toman su tajada.

En Guatemala todo inició al formarse una comisión investigadora de ilícitos, con apoyo de Naciones Unidas, la que muy pronto ha ido desmadejando al monstruo.

Como en los dramas griegos, son los dioses externos los que irrumpen en medio de tragedias para arreglarlo todo. Y eso porque difícilmente pueden los pueblos quitarse de encima un despotismo sin que intervengan fuerzas externas; la Primavera de Praga fracasó porque pueden más los tanques (en este caso soviéticos) que la voluntad de un pueblo desarmado. Pero esa “Primavera”, con el tiempo, llevó al derrumbe del bloque comunista.
 

Declaraciones patrimoniales, menos dos o tres ceros  

Todos estarían más tranquilos si existiera un único corrupto, pero la realidad es que ese corrupto, para poder serlo, tiene que corromper a gente de abajo y arriba de él hasta que todo un cuerpo burocrático termina podrido.

Es lo que sucede en Venezuela, el caso del Ecuador y pasa en Brasil, donde la Rousseff  ha intentado blindar a Lula nombrándolo ministro, pero tendría que hacer ministros a centenares de miembros del Partido de los Trabajadores y exfuncionarios para evitar que lo que fue el régimen tan admirado por Funes que hasta lo tomó como “modelo”, termine en la cárcel.

Los corruptos se valen de toda clase de artimañas para que los minusválidos mentales crean que “se lucha contra la corrupción”. Una artimaña es acusar y perseguir judicialmente a personas inocentes, como aquí con los exdirectivos de CEL y con Jorge Nieto; otra es que públicamente declaren su patrimonio con cifras que se maquillan quitándoles dos o tres ceros.

Atropellan a un país y además se burlan...