Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Especulando, el MAG pretende caerle encima al agro nacional

Aunque parezca que el sector "es descontrolado e informal", cada madrugada, sin que los planificadores lo planifiquen, hay tomates, papas, gallinas, pescado, carne, fruta y todo lo que la gente requiere

Es sobre especulaciones, arbitrariedades, ignorancia crasa y el prurito de querer caer sobre lo ajeno, que el régimen, por intermedio del MAG, pretende manejar a su antojo la producción y la venta de alimentos básicos, entre otras cosas, alegando que se trata de un mercado "que ha estado jugando entre el descontrol y la informalidad..."

No hay descontrol pues cada productor, transportista, vendedor y comprador cuida sus intereses, usa con buen sentido su dinero, se esfuerza por ser mejor que el otro y cada día se juega su existencia. Hay negocios que tienen muchos años de operar en los que los padres heredan a sus hijos, como hay otros nuevos. Hay conservadores y hay innovadores.

Pero como en toda sociedad abierta las condiciones en que opera cada negocio, cada agricultor, cada centro de servicio, cada mercado son diferentes. Algunos están en las cercanías de importantes centros de consumo, tienen acceso a carreteras y transporte, disponen de facilidad para regar, mientras otros laboran en circunstancias más difíciles, o sus tierras son menos feraces, o se trata de propiedades con buena infraestructura o a la inversa.

Las condiciones pueden cambiar inesperadamente, como ha sucedido con el desquiciamiento que el Sitramss ha causado al transporte y al desplazamiento de mercaderías; lo que antes tomaba una hora, en estos momentos se duplica elevando los costos; y, de llevarse a cabo lo de partir en dos la capital, la movilidad de bienes y alimentos básicos se transformará en una pesadilla cuyo costo recae en los consumidores que somos todos, pobres y ricos.

A esto se suma la diferencia de estar en zonas tranquilas, relativamente libres de delincuentes, a trabajar donde las pandillas , a causa de la inepcia del régimen para controlar la criminalidad, extorsionan, amenazan y matan.

El MAG, entidad en manos de gentes de pocos saberes pero ideológicamente portando antorchas, pretende que desde sus escritorios y oficinas van a definir precios, producción, distribución y ventas "mejor que los mercados" a los que de antemano, califican como descontrolados e informales.

Mayor especulación no puede haber que la pensada por el MAG, pues especulan que van a hacer mejor las cosas desde sus escritorios que los ciudadanos trabajando por su cuenta.

Sin que nadie lo planifique, cada mañana

llega al mercado lo que necesitamos

Qué entienden en el MAG por "informales", es un misterio, pero se insinúa que las cosas se llevan a la diabla en la misma forma en que Salud Pública maneja los hospitales, donde hay enfermos en el suelo y los pacientes deben acarrear su propia ropa de cama.

La gama de situaciones en agricultura es inmensa, desde los cooperativizados, que están en bancarrota y no saben qué hacer con sus tierras, hasta fincas y propiedades trabajadas con tecnología, apoyo fitosanitario, equipos avanzados y buenos sistemas de mercadeo y producción.

Cada unidad productiva es distinta pues distintas y con enormes diferencias son las condiciones que deben enfrentar. Y aunque parezca que el sector "es descontrolado e informal", cada madrugada, sin que los planificadores lo planifiquen, hay tomates, papas, gallinas, pescado, carne, fruta y todo lo que la gente requiere en puestos, supermercados, tiendas de barrio, aceras.

Aquí hay todo eso pero en Venezuela y en Cuba, donde residen los mentores de los rojos criollos, hay controles y todo se define de manera burocrática; hay controles y ministros megalómanos, pero se sufren carestías y hambre.