Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ese parque tiene dueño: los vecinos de San Salvador

Dios sabe dónde parieron lo del SITRAMSS; pudo haber sido en Brasil, o en la comarca de China donde fabrican camioncitos chatarra recogedores de basura y medidores de agua

Les encanta disponer de lo ajeno como si fuera lo suyo…

El Parque Infantil, el antiguo Campo de Marte, tiene dueño y es un dueño muy, muy importante: los vecinos del Gran San Salvador y los salvadoreños que llegan a la capital del país y quieren dar un paseo en medio de una arboleda.

Pero los del SITRAMSS, que han desarticulado la ciudad con un grotesco esquema, piensan que en el Parque Infantil tienen un terreno donde colocar terminales, pese a que, de haberse pensado mejor la cosa, esa clase de terminal habría sido innecesaria. Hay muchas otras ciudades que cuentan con transportes públicos articulados y también de unidades independientes, como San Salvador, e inclusive combinan buses, metro y tranvías con rieles, sin que haya "terminales" donde los pasajeros que van en otras direcciones hacen sus cambios. Munich es una de ellas, como asimismo lo es en parte, Burdeos y Quito.

Cuando Norman Quijano, quien está en una disputa legal por el resultado de la segunda vuelta electoral, propuso su plan de buses articulados, no planteó el monstruo que ahora están montando los rojos. Los buses en ese proyecto corrían sus rutas sin interferir con otros vehículos, de uso público o unidades privadas, con muchísimo menor perjuicio a la ciudad.

Dios sabe dónde parieron lo del SITRAMSS; pudo haber sido en Brasil, o en la comarca de China donde fabrican camioncitos chatarra recogedores de basura y medidores de agua.

En resumen:

--- Los trabajos del SITRAMSS han revuelto el tráfico en San Salvador y las zonas aledañas, forzando a la gente a buscar vías alternas, caminar hasta sus trabajos, perder mucho tiempo y sufrir del gran desorden;

--- la obra ha causado graves pérdidas a los comercios y actividades del Gran San Salvador que, en la mejor época de ventas del año, han tenido que soportar atascos sin nombre, contaminación ambiental y costos adicionales de operación;

--- las "calles alternas" en las cuales se desvió el tráfico han sufrido serios daños en su superficie de rodaje, pues los pavimentos no fueron ni diseñados ni hechos para altos volúmenes de circulación de vehículos y, además, de vehículos pesados.

¿A dónde pueden ir los capitalinos con sus niños?

Y conociendo cómo operan los del régimen, con gran ineficiencia derivada de la gran incapacidad, pasará un largo tiempo para que todo lo arruinado se arregle, salvo que hubiese, como espera gran parte de la ciudadanía, un cambio de gobierno.

Vamos ahora al otro drama, el de reducir un parque, de los que hay tan pocos en esta ciudad, en perjuicio de la gente.

Una parte sustancial de los pobladores del Gran San Salvador reside en áreas peligrosas, donde inclusive para salir o entrar en ellas hay que pagar, pagos que según Funes, son los que necesitan los cobradores para sostener a sus familias. ¡Vaya argumento!

En los pasajes de las colonias no hay árboles y los que hay en una zona, están en restringidas áreas "verdes", peligrosas. La única posibilidad que tiene la gente para salir de esos lugares y ver grama y árboles, son las escasas zonas de San Salvador con espacios abiertos. Y el Parque Infantil ha sido una de ellas, a la que ahora, "les guste o no les guste a los capitalinos", le cercenan una porción grande.

Y a partir de esta semana, comenzarán a cortar árboles propiedad de la gente.