Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Enjuiciando personas basándose en opiniones de una jueza

Son las “cortinas de humo” con que los rojos quieren seguir embobando a los ciudadanos, el circo que se monta para que se crea que el terrible desastre que ha sobrevenido al país es culpa de areneros, productores, gente de trabajo

La justicia selectiva de El Salvador, que mide a unos pocos con una vara y a los muchos con otra casi invisible y muy elástica, dispuso enviar a juicio al exministro y al exviceministro de Obras Públicas acusándolos de “peculado”, pese a que no hay pruebas, según se ha denunciado.

Son las “cortinas de humo” con que los rojos quieren seguir embobando a los ciudadanos, el circo que se monta para que se crea que el terrible desastre que ha sobrevenido al país es culpa de areneros, productores, gente de trabajo, informadores, críticos y antiguos funcionarios.

Todas las acusaciones de “peculado” y de embolsarse bienes públicos no logran ni acercarse al tobillo de uno solo de los grandes, verdaderamente grandes corruptos, incluyendo funestos depravados que hacen gala de sus mansiones, limosinas, joyas y viajes.

Como señaló el exministro Nieto, no hay una sola prueba de apropiaciones indebidas, nada que demuestre delitos o fallas pese a los voluminosos expedientes que no pasan de ser hojarasca. De lo que se trata es de desviar la atención y montar uno de esos interminables procesos judiciales que van de juicio en juicio, de apelaciones en apelaciones, persecución implacable.

Una acusación es que el exministro “no veló por que los recursos del Estado fueran bien utilizados”, lo que no solo es una apreciación subjetiva, una opinión de la jueza, sino que más bien le cae encima al partido en el poder, que despilfarra recursos sin mayor provecho para el país.

Como ya se vio en el caso de CEL-Enel y que ahora se entiende: todo el montaje fue para caerle a los bienes, las ideas, la experiencia y lo puesto en marcha con la geotermia.

El país se dio cuenta del desorden, extraños movimientos, fallas y otras irregularidades que se relacionaron no solo con la construcción de la Diego de Holguín, sino con la colocación de tuberías en la Escalón y otros trabajos. El gran pecado de Nieto fue aceptar el cargo de Ministro y no asegurarse de hacer todas las auditorías del caso para separar su gestión de las anteriores.

Y como muchos se lo advirtieron, lo que se buscaba con el nombramiento era colgarle previos pecados y sinvergüenzadas. Pero ninguno de esos “previos” ha sido enjuiciado por nada.

Las cortinas de humo del oficialismo para tapar la viga en su ojo 

El caso es alarmante pues demuestra cómo los comunistas se valen de procesos judiciales, acusaciones y manipulación incluyendo circos preparados, para perseguir a gente inocente. Mucho ruido con la paja en el ojo ajeno y silencio con la viga en el propio.

¿Peculado? Nada se dice sobre las movidas que parieron el gran hoyo de El Chaparral, lo relacionado con las firmas brasileñas acusadas de corrupción, el papel de Lula en todo ello, los denunciados tráficos de influencias, los pagos arbitrarios a empresas por lo que no hicieron, las defensas multimillonarias en juicios internacionales que invariablemente se pierden...

Para lo de menor importancia se montan juicios si con ello se lava la cara roja, como la acusación por el caso del automóvil deportivo de gran lujo y la joven que se dice que murió y ahora por informar de viajes presidenciales, no digamos del exdiputado que ha amasado una enorme fortuna ahorrando sus salarios puesta en evidencia con no claras compras de terrenos en Nuevo Cuscatlán.